Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTA ÍLUSTRADA ANO VI MADKID, 20 i E JUNIO DE 1 SÍ 6 N ü M ¿88 LA GUERRA DE CUBA E L CABO PEDRO OCANA No h a y pn esta tristísima guerra combates decisivos n i batallas campales de esas q ne haoea época r n la historia de tina campaña ó de u n fjéroito; la clase de lucha sostenida por nuestros soldados no se presta tan importantes hechos de a r m a s pero ea cambio las acciones heroicas, los episodios homéricos, los rasgos sublimes de valor individual se cuentan y a ñor cientos en el año que lleva nuestro ejército en campaña. Muchos de esos héroes pertenecen á Ja Guardia civil, y uno de ellos és el cabo de la benemérita Pedro Ocaña y López, comandante del puesto de Báez en la provincia de Santa Clara, y terror de los insurrectos! sobre los cuales ha oonsegoido varios triunfos. En O tubre patado, al frente de cinco gaaidias y de varios soldados de Álava, tomó á los mambiees el campamento de cLas Manignas alcanzando fuerte botín de g a e r r s E n Marzo siguiente fué héroe del combate de tA goada de Teodora uno de cuyos episodios representa nuestro grabado. Emboscado el cabo López con cinco guardias y quince soldados de Álava, vio a l a n z a r á tres insurrectos de caballería, sobre los cuales lanzaron los nuestros t a n certera descarga, que dieron en tierra con los tres mambises. En el mismo momento una lluvia de balas cayó sobre los nuestros. Toda la numerosa partida de Castillo sargió de los matorrales é intentó copar á la pequeña columna, mas el cabo Ocaña dio la voz de jQue me sigan todos! y deslizándose como u n a sombra, seguido de los guardias y soldados, ¿pie unas veces y otras arrastrados pt r el suelo, sorteando zarzales é imprevistos obstáculos, salieron campo ét traviesa lejos de allí, á terreno limpio, sin más contratiempo que las consiguientes desgarraduras en las ropas que vestían. Sin la serenidad del cabo Ocaña y su exacto conocimiento de aquel terreno, aquellos veinte españoles hubieran sido macheteados horrible y cobardemente por la numerosa partida, ebria de venganza. DIBUJO DB VIVERO