Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ÉXITOS LOS DOMADORES SELLES ESCENAS EIS UN ACTO Y EN P B O S A O E I G I N A L E S DE D. E U G E N I O ESTÜES. IUAS EH EL TEATKO DE LA COMEDIA POlt LA O O M P A x i i NOVELLI 1 Tengo á la vista sobre m i mesa de dospacho, al alcance do l a s cuaitillas, a n a excelente íotografía del eminente actor, r e p r o d u c c i ó n tan flleHsima de n n o de sus geniales momentos, que no paree sino que la carnepa pita alK, la palabra se funde en los labios y la vida asoma por la r e t i n a de sus ojos. Muchas noches cuando v e n g o d e l teatro, sorprendiendo el silencio de los de casa, que ya duermen, i. esa hora en que los ruidos n o molestan, ni hay pregones importunos, n i los chicos que viven encima j u e g a n á las diligenciap, me pongo á trabajar, saludo antes m u y cariñosam e n t e á Novelli, con quien charlo, y luego figo m i labor, interrumpida por el cigarro que menudea; porque el cigarro es el mejor compañero de j o r n a d a y u n b u e n í j v j e s t í m u l o para las ideas L a otra noche mi c o n v e r s a c i ó n con rí í Novelli fué más larga; merecíalo asi la í i m p o r t a n c i a del asuntu. j Novelli quiso dar á I su campaña u n digno c o r o n a m i e n t o asociar sus triunfos las obras de dos preclaros autores españoles, fundiendo asi en la escena ital i a n a l a española: Echegaray y Selles. Echegaray escribió f pard el actor italiano en n u e v e d í a s u n i boceto de u n drama en tres actos, que boceto tenia que ser en tiempo t a n mezquino y tan tasado, razón por la que á la obra faltábale conJ sistencia; no era otra cosa, y valga la frase, que u n andamiaje ESCENA V I dramático. Si á esto LEÓN (Sr. Novelli) -KosA (Sra. Giannini) -GABRIEL (Sla. Dondini) se añade que la úniLLÓy- -La verdadera fuerza no está en el hierro, sino en las manos, ca defensa hubiera movidas por ia l) iiena voluntad. podido estar en la frase brillante y enérgica de Echegaray, á la que nos tiene acostumbrados, y ésta al traducirse perecía ante Iss languideces del italiano, se comprenderá el por qué del fracaso. Novelli puso á servicio de la obra toda su devoción de artista, pero en vano; el público j u z g a con las severidades de siempre, sin tener para nada en cuenta las circunstancias atenuantes q u e eximen en cosas más serias. Pero no es ocasión ahora de resucitar lo q u e pasó. P u n t o y Amor salvaje. Selles ha sido más afortunado, y en Los domadores, hermosa comedia de fondo y de forma, que h a bautizado m u y modestamente, así como de limosna, de escenas el ilustre autor de JSl nudo gordiano h a tenido u n o de sus mayores éxitos. Eugenio Selles lleva á escena siempre lo palpitante (pudiéramos decir q u e es el autor dramático de actualidad) el problema último, la cuestión pendiente de solución difícil; todo aquello que vive y se agita entre nosotros, que ocupa la tribuna, los periódicos, que rueda por la calle y Uega á otra esfera, todo esto lo aborda Selles con su talento, y todo lo encubre con la m a g i a de su estilo poderoso, q u e es P 1 mejor vehículo para sus asuntos, arrogantes casi siempre. Va en mi admiración á Selles autor, la simpatía á Selles persona, entiéndase el distingo; y me parecen t a n indivisibles estos dos aspectos, contra lo que suponen muchos, que soy de los que oreen que es imposible hacer abstracción de u n a de estas dos naturalezas; y en este punto, si simpático es Selles como autor dramático, tanto ó más ESCENA V I I I LEÓN. -No hables. I Chtet Si se mueve, perece, vuela. Hay que despertarlo suavemente.