Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDADES El último hule El toro Sereno, lidiado en segundo lugar en la corrida da veragüeños celebrada en esta corte el domingo pasado, causó, como sabe el lector, heridas graves al simpático matador de toros Keverte y al bravo picador el Chato, cuyas efigies publicamos adjuntas. D u r a n t e toda la noebe del domingo la cogida de entrambos lidiadores fué el t e m a de conversación en todos los círculos y cafés, donde se daban al suceso proporciones que n o alcanzó por fortuna. La cogida de Reverte fué como sigue: Banderilieado Sereno por Pulga y Barquero, cambióse por el último el segundo tercio de la lidia. El toro conservaba poder y bravura, pero se quedaba mucho á. consecuencia del excesivo castigo en varas y del también txeesivo n ú m e r o de capotazos y recortes que le h a b í a n administrado. Algunos segundos permaneció Eaverte á dos pasos de la cara sin desplegar la muleta y presentando el cuerpo. Deslió el t r a p o metió para el cite el pie derecho, y al a r r a n c a r el toro marcóle la salida con u n ceñido pase n a t u r a l Continuó el trasteo muy cerca y estrechándose mucho, y allí mismo, en los tercios del 6, Jió P 1 trapo y muy en corto se arrancó á m a t a r Cogió hueso la p u n t a del estoque y salió éste por el aire. A vuelta de m u y pocos pases a r m ó el brazo de nuevo y se metió al volapié con u n a estocada trasera de t a n t o embrsguetarse. El toro n o hizo nada extraordinario. Tiró el derrote y suspendió á E e v e r t e por el muslo izquierdo. Le volteó dos ó tres veces y lo arrojó en la arena con el calzón hecho pedazos. La cogida fué espantosa. El terror del público se tradujo en u n grito de angustia que resonó en el circo. ¡Está muerto! ¡Está muerto! gritaron muchas voces. Recogido por dos toreros y cuatro monos sabios, fué conducido á la enfermería, donde inmediatamente, y por el médico que en aquel momento curaba al Chato, se procedió al reconocimiento facultativo. ANTOmO BEVEETE JIMÉNEZ 1 Fotoff. Yalentin Momentos antes había ocurrido la cogida del Chato de este modoE n los tercios del 2 colocóse en suerte dicho picador, de l a cuadrilla de Mazzantini. Sostenía BX toro j u n t o al estribo izquierdo el ¿9 5 e, ío, espada encargado de entrar al q u i t e después de consumada la snerte. 5 erc o partió derecho contra el jinete, suspendió al caballo por el brazuelo izquierdo y le derribó en tierra, metiéndole la cabeza varias veces. La p u y a atravesó la piel del toro, y el Chato, ó por no dejar el palo en el morrillo, ó p o r defenderse mejor de los derrotes del bicho, c gió l a ¿Tea con l a s dos manos y apretó para salirse del peligro, pues y a el t o r f había deshecho al caballo y buscaba mejor bulto donde cornear uebnecno üol xT HX l í Pi l del toro más de medio metro de palo. Con la astilla qne a u n conservaba en la mano el picador caído intentó de fenderse. Tres monos sabios, con u n valor r a y a n o en la temeridad s e r o L o r sobre la cabeza de Sereno. U n o le dio dos ó tres puñetazos en e l t e s t u z Mazzantini pudo coger al animal por la cola. d i S n c T a! P io por el sobaco izquierdo y arrojado á L i cornada t r e m e n d a q u e recibió respetó milagrosamente la arteria axilar E n otro caso, l a m u e r t e del piquero hubiese sido i n s t a n t i n e a B A P A E t AtOKSO (B L C H A T O) ot Beauchy