Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miraba al cielo de noelie, y el cielo, n e g r o como su espíritu, le daba miedo; las estrellas antojábansele ojos enormes que atisbaban en vergonzosa adoración al becerro de oro. A las t a n t a s de la madrugada metíase en el lecho. Cuando no poseía u n céntimo, dormía como los justos y roncaba; su sueño ahora era inquieto y suspirante: el menor m i d o le hacia incorporarse en la c a m a y prestar atención. ií- -É N í. I- r. UQ ruido i- i i! ii que raspase ¡ii- irc. lo pertóazorailii. ini r en Ja cama, rii la- 1 b l a s d e l c u a r t i i c- m dando dienti i mi ln ii que Ja noohi era ilc l: i iháH crudas de iii ii I l r r i do continuaba, jinlulabii m e n t e algúi. tu ii I IHM nempleaba un jiir. liii i b r e los bar -ib- i i- iit a n a El mii b liaí ía it i blar á Valici. i iiií- qui Ja helada a t t i -l o i a di l a quizami... b I. UKI Tizan los mi- i it. li- ou J momentos lic apuin: t o n t o d a la fe d l que j. i. b a lo s o b r e n a t u r a l un a: -ii E l ruido liii ii.i z bi base con el ta? Liini U n bl a plegaria. A c a b a d a ésta, se sobrepuso al t e r r o r la v rÑ. idea de perder el dinero. Nicolás sacó de debajo de la almohada el revólver, la reliquia con que duermen los cobardes, y esperó Luego, encaramándose en el lecho, abrió bruscamente la v e i t a n a m i e n t r a s presentaba el a r m a al cielo, lo único que se vela. L a noche era de luna, y b a ñ a b a ésta con su luz los tejados. Nicolás miró con espanto, y l a s sombras de los cañones de las chimeneas, d u r a m e n t e r e c o r t a d a s sobre las tejas, antojáronseJe al p r o n t o hombres q u e huian. Volvió á acostarse, pero con l a v e n t a n a abierta: u n r a y o de l u n a a t r a v e s a b a l a h a b i t a c i ó n y t r a z a b a u n oua iro de luz á los pies de la cama. Con la vista fija en la v e n t a n a permaneció Nicolás V a l i e n t e hasta el a m a n e c e r queriendo explicarse Ja causa del ruido aquel de limar el h i e r r o Lilegó la n o c h e siguiente, y ocurrió lo mismo que en la anterior. A h o r a b a s t a n t e avanzada oyóse un fuerte gol-