Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Tú saoiastd propiüía u is ardores cuando y o te buscaba enamorado ¡como busca el a m a n t e á sus amores! ¡como busca su patria el desterrado! Y adormecido en t u serena calma, he sentido mil veces, postrado el cuerpo y entornada el alma, dulces y soñolientas languideces. cómplice de mis sueños delirantes! ¡Cuántas veces, brillando en lontananza, te besó el blanco rayo de la luna, reflejo de la trágica fortuna de aquéllos gue perdieron la esperanza! Cada rayo de luz tiene su llama, cada flor su verjel y su lindero, cada pájaro llora por su rama, Soñadas horas del amor, ¡qué tristes pasaron para mí! ¡Qué luminosas aquellas claras noches del estío en que yo te encontraba solitaria, y, muda compañera de mi hastío, cantabas duloements u n a plegaria, llorándola con gotas de rocío! ¡Ati noches de m i Alhambra, qué serenas, qué puras, qué radiantes! ¡Sarcófago florido de mis penas, y el mismo mar, que con estruendo clama, b n s e í la playa que besó primero. ¡Adiós! Si coa temprana alevosía me llamara l a m u e r t e á su regazo, ¡aquella tierra que bendije u n día, que me aprisione con eterno abrazo! Y si, lejos de ti, no puedo verte, tenga al menos el plácido consuelo ¡que soñando contigo y con t u cielo m e sorprenda el momento de la muerte! DIBUJOS DK HUERTAS MANUEL PASO