Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a guerra y ía 9 floraí LA MORAL. Tíí siembras en el mundo quebrantos y pesares, inflamas con rencores la humana condición, los hombres y los pueblos destruyes á millares, amargas las familias, derrumbas los hogares. El odio te acrecienta, la sangre te alimenta, tu voz es el estruendo terrible del cañón. t J Á I L 1 K 1 TM I LA GUERRA. Yo soy la que á las razas alienta y fortifica, la que á los pueblos mueve om ansia general; yo soy la que las almas levanta y vivifica; yo soy en vicios pobre, pero en grandezas rica: doy la victoria al fuerte, al tímido la muerte, y soy la que los males destruye con el mal. LA MORAL. Tú privas á la anciana de las robustas manos del hijo cariñoso que ampara su vejez; tú mueves y suscitas las luchas entre hermanos, sojuzgas á los piteblos, encumbras los tiranos, ahuyentas la ventura, respiras amargura y honoras con la gloria los triunfos de la hez. LA GUERRA. Yo soy la que á las razas templando en el combate elige á las más fuertes en ruda selección; por mi el sagrado aliento del entusiasmo late, y el hombre en las dulzuras del ocio no se abate: su espíritu sustento, sus fuerzas acreciento, inflamo sus pasiones y avivo su razón. LA MORAL. Por ti la fuerza bruta del bárbaro inhumano destroza las venturas de sosegada paz. A veces no respetas al niño ni al anciano, que el invasor inmola con su sangrienta mano, y fuerza y atrepella la candida doncella, sin respetar las lágrimas que brillan en su faz. LA (GUERRA. Por mi los oprimidos aloanzam, libertades; el cetro del tirano mil veces destrocé. A fuerza de cruenta reprimo crueldades, divulgo las creencias, impongo las verdades. Aquel que lo merece, mi aliento lo engrandece. He sido el baluarte y amparo de la fe. EL POETA. El mundo está en la infancia, aunq ne se juzga anciano, y en tanto que á, los hombres no rija la razón, la guerra es necesaria para el linaje humano; le alienta y robustece su esfuerzo soberano, las aleñas dignifica, los hombres fortifica, extiende las ideas y templa el corazón. RAFAEL TORRÓME DiBüJO. i DB FÜDERICO K