Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
grandes, eüyo peSo total es de 2.858 quilates. También tiene ü n r u b í que pesa 888, y 75 hermosas perlas. Esta alhaja costó 828.974 rublos, lia corona de la Czarina es algo m á s pecLueña. El cetro es de oro adornado con diamantes, entre los cuales está el lamoso Orlov, que pesa lOá 3 4 quilates y vale todo él 2.400.000 rublos. La espada es de acero de u n metro 30 centímetros de longitud. E l sello es sumamente sencillo. La bandera es de paño de oro y tiene p i á l a l a s al ó l e j en sus dos lados 1 E S armas del Imperio. En el extremo lleva u n a lazada azul, y en las p u n tas de ella las mismas armas y estas cifras: 862- 988, fechas de la fundación K! í n del Imperio y de la conversión de los rusos al cristianismo. m j i J j l Vj S Moscou arde en fiesta? De todos los lugares del Imperio han acudido m i iSí i i liB íf f fieles vasallos para admirar al Czar semidivino; el) reoM) 7 c ha recorrido enterrado en nieve verstas y verstas, deseoso de prosternarse ante su amo y señor; el barine orgulloso ha roto su copa para brindar por la salud de N i c o l á s I I u n a de las cabezas del á, guila imperial rasa, la m á s visible y arrogante. El tártaro y e l k a l m u k o cubiertos de pieles de camello, el co saco y el polonés, el siberiano y el caspiano, se han arrodillado en Moscou ante sus reyes. LA BANDKRA DEL ESTADO Y en todo el vastísimo, en el inmenso Imperio de los Czares, suenan las mil campanas de Moscou, se reza por el Dios, se sacan los trajes de fiesta para serle más grato; se han vencido inclemencias, rigores, lluvias, nieves y sol para llegar á la ciudad sagrada el día de la gran fiesta. Admirable y fustuoso cuadro. Sólo u n W a g a e r podría interpretar en sus trianfales marchas la grandeza de la imperial comitiva, y únicamente Veroaés sería capaz de trasladar al lienzo la pompa, el boato, el color espléndido de la corte más lujosa de Europa. Loa guardias imperiales cubiertos de centelleantes cascos y corazas de oro; las damas envueltas en brocados y perlas; los pajes portadores de insignias reales; la corona de brillantes i m a g i n a d a por Catalina I I cubierta de hilos de costoslsirjas perlas y de irisados diamantes; el mundo ó globo imperial engarzado por personajes de Las mil y una noches; el cetro y la cruz de San Estaban; después el Czar y la Czarina rodeados de generales, de príncipes, de magnates resplandecientes de uniformes, de dorados, de cruces La comitiva llega á la plaza de las Catedrales, alfombrada de rojos tapices; sacerdotes cubiertos de p ú r p u r a y de piedras preciosas reciben al Czar; en la iglesia de bizantinas labores u n sagrado coro entona el Boje Tsara Krant (la vida por el Czar) angélicos cantores evocan la música medioeval; el incienso envuelve en transparentes vestiduras los santos bizantinos, cubiertos de oro y de pedrería por los artistas del M o n t e Athos; en tribunas y galerías, damas y caballeros lucen sus galas; y mientras el emperador, papa y rey sube al altar, mil sonoros bronces suenan, y músicas y cañones alrgran la ciudad. P o r fin el Czar se coloca en las sienes la corona, y obispos, príncipes, embajadores, magnates, caen á los pies del soberano, del representante del derecho divino. T a l es el cuadro medioeval que ha ofrecido Moscou, brillantemente descrito por u n ilustrado escritor español. Cuando estas lineas se escriban, l a prensa extranjera nos habla de los fastuosos preparativos que se hacen en Moscou, tanto para adornar la catedral de la Asunción, dónde ha de verificarse la coronación imperial, como para la iluminación de la ciudad durante las tres n o ches que han de durar los f e s t e j o s Dicha catedral, donde son coronados y consagrados los Czares, es de pstilo greco- oriental y afecta la forma de u n cuadrado perfecto. E n el centro de la iglesia, sobre inmensa plataforma cuajada de luces, se coloca el trono de los Czares, donde oyeron también la misa de su coronación Catalina I, P e d r o I I Ana, Isabel y Catalina I I Las iluminaciones de la ciudad, y sobre t o l o las del K r e m l i n son verdaderamente asombrosas. 175.003 tocos eléctricos, 16.000 lámparas y 1.000 kilogramos de 1: engala arderán cada noche sobre el Kremlin, dibujando en u n a línea de fuego todas las cúpulas, flechas y EL COKTEJO IMPEKIAL águilas i m p e r i a l e s q u e adornan la parte superior del famoso edificio. 160.000 rablos se lian presupuestado para las iluminaciones del Kremlin, y 2.000 soldados se lian destinado á encender cada noche las lámparas. Los m á s ágiles marineros del Imperio han subido á la altísima flecha que corona la torre de Spassky sobre la puerta s a n t a del K r e m l i n colocando focos eléctricos en las férreas plumas de la colosal águila del Imperio, que estiende sus alas sobre l a histórica puerta de Spassky, que n i el mismo emperador puede atravesar sin descubrirse.