Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VISTA DESDE EL JAKDIN DEL r a i N C I P E hicieron exclamar á Cilla y á mí, mientras colocábamos en la redecilla los regalos de nuestros amables anfitriones: -Digamos, en loor de ustedes, que para este viaje necesitábamos alforjas. II Aranjuez significa, para quien no le ha visto, un hermoso palacio donde los Austrias almacenaron sus relojes y los Burbones sus muebles roooGOs; á la sombra del palacio ha crecido un pueblo como crecen las setas sobre las raíces del olmo secular, y mientras ese pueblo tiene para su lucro y fama de su tierra algunas hectáreas plantadas de espárragos y otras tantas que esmaltan las fresas como menudas gotas de una lluvia de sangre, aquel palacio tiene para su reoreo dosjirdiaes cortados á punta de tijera, donde de trecho en trecho mitológicos figurones arrojan por la boca en sendas tazas otras tantas sangrías del Tajo. Mezquina y pobre idea de Aranjuez, que hubimos de desechar bien pronto al contemplar los primeros aprestos que el amigo Simancas había preparado para recibirnos: tres coches tirados por jacas de VENDEDOR DE FKESA mucha sangre, en los cuales habíamos de paEbEKTANDO SUS EXCOSAS recorrer aquella inacabable calle de la Reina, aquellas selvas dilatadísimas que separan el puente Largo del monísimo puente Colgante, y aquellas prolongadas llanuras que hubimos de cruzar antes de meternos con coches y todo en los propios senos del mar de OntÍ 2; ola. D. AQUILINO ASEJSCIO Y GAliCIA ALCALDE DE AHAXJÜEZ