Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
raido de Madrid, y sus trabajos incesantes dentro de las comisiones del Clretilo de Bellas Artes, han hecho mucho e n h o n r a y pro de l a pintura española. Aparte del cuadro que reproducimos, concurre SaintAubin á la Exposición ooii cuatro lienzos titulados Buenas amigas, l i ii. X A ÍS escenas de antaño, La maja y La I H V n S H tÍlBSQ- l i 9 i JitS S H H P á í rera. 9 iáSI al? GS. B B l Intercalamos con esta serie de lo. j pS v V íS Lr t H producciones u n hermoso dibujo do H u e r t a s alusivo á los preliminares de la Exposición: el barnizado, que en P a r í s viene á ser para las Exposiciones artísticas lo que u n ensay o general con todo para las obras teatrales. Si no falla nuestra memoria, otros años ha habido también Y l S T A INTKRIOK DE LA ExPOSICIÓX ve 9 nisage e n las Exposiciones madrileñas: pero háyalo ó no como espectáculo público, siempre los atitores cuidan de barnizar sus lienzos y a u n de darles el último toque con el pincel antes de que la Exposición ee abra, y para corregir los defectos que pasaron inadvertidos en el estudio. A esta costumbre se refiere la graciosa figura do H u e r t a s La bella artisF l L K T E DK CüTANDA ta, subida en la escalera y mojando la brocha en el frasco de barniz que sostiene u n admirador y camarada en el arte, se dispone á abrillantar los colores de su cuadro, que 4 la cuenta ha sido colocado á bastante altura. Puede servir dependant al dibujo de H a e r t a s la fotografía siguiente, tomada en la Exposición cuando ésta se hallaba ea sus preparativos. Mientras los lienzos y a colgados únicamente esperan la última mano del barniz otros que se apoyan sobro la pared ó en las columnas ceatrales esperan la decisión de la J u n t a del Círculo, que ha de señalarles el lugar más adecuado. Ambos grabados darán al lector profano u n a idea del trabajo diplomático que los simpáticos organizadores del Certamen tienen que llevar sobre si en los días de instalación, pues si no es cosa fácil hinchar u n p rro menos tiene q u o serlo colocar á gusto de todos tal cantidad y variedad de cuadros en u n local reducido y por cuyas condiciones especialísimas ha de tener forzosamente muchos sitios donde la luz da mal, y a en todas, ya en determinadas horas del día. El cuadro que sigue á esta vista fotográfica de la Exposición es uno de los tres que ha enviado desde E o m a José Villegas, á quien los lauros obtenidos fuera de E s p a ñ a no le hacen olvidar, sin embargo, n i á sus amigos del Círculo n i al público español. Además de u n a hermosísima acuarela y de u n boceto para el cuadro que ha de titularse La jaula de las fieras, envía Villegas la obra á que nos referimos, y que modestamente titula su autor estudio para un cuadro. Es u n pastel con toda la riqueza de color de u n cuadro al óleo. Las dificultades del procedimiento las ha dominado Villegas como u n maestro que es, y h a y prodigios de dibujo y de factura en aquel niño que empieza á dar los primeros pasos y en la madre que amorosamente le conduce. Mariano Benlliure presenta u n a obra que siendo la más chi ca de Ja Exposición, es acaso el clou de ella. U n sello en bíonce, quo es una verdadera genialidad de artista. La base del sello es u n coA LA VERA DEL CltAXTILLY razón sobre el c u a l aprieta u n n i ñ o con pies y manos. Sobre esta figura forman el puño del sello otros (Jos n i ñ o s u n o de los cuales apoya sus pies sobre las espaldas del último, mientras que el de más a r r i b a sobre UN COCODRILO EN LA COSTA DR ASTURIAS los hombros José Villegas. 049. ESTUDIO PARA UX CUADRO (Pastel) de aquél, hace fuerza con u n a gracia y u n primor encantadores. Las tres figurillas son u n prodigio de expresión y de movimiento.