Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El confiicto con los Estados Unidos Lo ocurrido con motivo de la sentencia dictada por los tribunales de Marina contra los piratas tripulantes de la Competitor no es n n conflicto nuevo, sino tina prueba más de la actitud francamente antiespañola en q ne los Estados Unidos se han colocado desde el comienzo de esta g u e r r a tristisimE. No acostumbramos en esta sección á h a c e r consideraciones, y siguiendo nuestra costumbre no las haremos ahor a tampoco, a u n q u e muchas y m u y amargas acuden á nuestra pluma, sobre la inaudita frecuencia con que en las costas norteamericanas se forman expediciones filibusteras. U n a de éstas, en buen hora apresada por u n crucero británico, es á la que se refiere nuestro primer grabado, reproducción fotográfica de u n grupo de los tripulantes. Ahora que tanto se habla de esta clase de expedicionoa y de la lenidad de las autoridades norteamericanas, consideAJ! a ramos de oportunidad la publicación de dicho grupo, mucho más teniendo EXl EDICIOM FILIBUSTERA r n cuei- ta que alguno de los que le forman constituye parte de la tripulación del Competdor, apresado en aguas esfañolas por liuestra marina de guerra. Consolador contras con la aoiitud equivoca de los Estados Unidos forman las simpatías á favor de España francamente manifestadas por casi todas las repúblicas del Sud y del centro de América, tan amenazadas ó más que nosotros si en el nuevo continente se erigiera la hegemonía yankée, que es lo que buscan los Estados Unidos. Entre los periódicos americancs que recibimos hay muchos valientemente hispanófilos, y uno de ellos es La Bomha, de Buenos Aires, donde nuestro compatriota Demócrito acaba de publicar la intencionada caricatura que reproducimos bajo estos renglones. L, A B C L- í CLEVELAND. ¿Hablar de fraternidad ves á esos loros tan bravos? ¡Me avergüenao; que, en verdad, no es cuestión de libertad, tino cuestión de centavoal HsPAÑA. -Pues ese torpe anlietar no lo habrán de conseguir mientras me llegue á quedar un hijo para morir y un hierro para matar. (Caricatura de La Bomba, de Buenos Aires.