Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADEID DE NOCHE LA PEÑA DE MADRID CÓMICO- Todas las noches á primera h o r a fórmase en torno de u n a de las mesas del café de El Pinar una de las pocas tertulias literarias que todavía existen en Madrid. Los mismos que hace u n a docena de años se r e u n í a n tía. u n cuartuco de la calle de H o r t a l e z a p a r a romper el hielo y darse á conocer con u n periódico de amena literatura, siguen hoy i u n t o s con la satisfacción del triunfo logrado y recuerdan los pasados afanes y vigilias mientras a p u r a n en dos sorbos la taza de café. A las dipz se disuelve la peña y todos los contertulios salen á la vez: Siuesio para el teatro de Apolo; Cilla, López Silva, Chaves, Zúñiga, Arniehes, etc. p a r a el Circulo de Bellas Altes, donde tienen u n par de horas de expansión como premio al largo día de ordenado y continuo trabajo. El lápiz y el grabado han hecho populares por esos periódicos los rostros de esta pléyade simpática que ofrecemos al lector en la fotografía adjunta. ¿Quién no les conoce? Sinesio y Cilla son las dos mitades de Madrid Cómico, de e. se Madrid Cómico que, burla burlando, ha encauzado la corriente literaria de la j u v e n t u d española. Cilla, trabajador infatigable, verdadero colmo de fecundidad artística, no deja u n solo día de trabajar oebo ó diez hora? llenando de monos la prensa ilustrada; Sinesio es el poeta irónico y modernista que todos conocemos: t u musa, do una absoluta orisinalidad, ha enriquecido la literatura nueva t o n hermosos volúmenes; su fino instinto literario ha sabido convertir la Co 7 respondenciaparticular de su semanario en un tratado j ráctico y breve de Retórica, mil veces más útil y fructífero que las explicaciones doctrinales del I n s t i t u t o Los demás contertulios de El Pinar son en hu mayoría valiosos colaboradores en la obra de Cilla y de Sinesio. López Silva es acaso el poeta más original é indiscutible de los tiempos actuales. Con doscientos versos logró el milagro de alcanzar u n a popularidad jniien a y envidiable; y PS que los d i á k gos do López Silva son, en suma. Ja más teliz resurrección de las jácaras de Quevedo y de los romances de D. Ramón de la Cruz. Con la misma graciosa frescura que éste retrató al chispero y aquél al picaro, López Silva ha pintado al chulo, haciéndole n o sólo hablar, sino pensar y vivir con ese absurdo criterio m o r a l del pueblo bajo que ha sorprendido eí genialísimo poeta, como lo sorprendieron la novela picaresca y los inmortales saínetes del autor de El Muñuelo. Pérez Zúñiga, que en nuestro grabado aparece á la izquierda r n primer térmico, es el escritor facilísimo que comparte con Tabeada el regocijo y la más sugestiva simpatía del público. Allá en el fondo, entre Sinesio Delgado, que acaba de leer La Correspondencia, y R a m ó n Cilla, que dirige al objetivo su mirada de miope, está Sánchez Pastor, á quien la política robó á las letras u n tiempo para devolverle después m á s aficionado y devoto que nunca. A la derecha de López Silva, que se prepara á tomar su te, se distingue á Chaves, u n es ritor popularísimo, cuya pluma está siempre sobre las cuartillas y su espíritu siempre en el siglo X V I L J u n t o á Chaves, Arriches, el aplaudido y joven a u t o r que comparte con Celso Lucio el dominio de los bastidores madrileños, y en el fondo el pintor Amallo, dueño absoluto y heredero indudable de BoDardi y Bassato en la pintora escenográlica. T a l es l a simpática tertulia de El Pinar, donde hasta hace poco se podía contemplar, respetada por todo? u n a silla vacia: la del pobre Estremera, malogrado para el arte aún no hace dos años después de traidora y penosa enfermedad, p a r a l a c u a l encontraba el alivio del olvido en la, amenísima y espiritual tertulia de Madrid Cómico. fotografía ds M. Framen, Principe, 22, heeha expresamente para BLASCO Y NEOBO. LUIS BERMEJO