Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El Shah de Parsia i mmsm í n la m a ñ a n a del día 1. íné asesicado en la mezcitiita de Ttherán (capital del imperio persa) el phah S asr- ed- Din, otiyo retrato ofrecemos adjunto á nuestros lectoreF, y de cuyas fastuosas costumbres orientales t a n t o se habia ocupado la prensa europea con motivo de los frecuentes visjes de dicho soberano por el continente europeo. Hallábase el Shah en el patio de la mezquita, cuando u n fanático le disparó u n tiro de revólver á quemarropa, cayendo el monarca desplomado y exánime. Precipitadamente se acercaron al augusto herido las personas de la comitiva para socarrarle. El Shah, que no podia articular palabra, oprimíase el pecho con u n a maUo, tratando de contener la abundantísima hemorragia que en pocos segundos acabó con su vida, haciendo i n ú t i l la asistencia del médico. El shah Nasr- ed- Din, cuya existencia ha tenido tan trágica conclusión, faé uno do los pocos monarcas orientales quo han visitado Earopa, é indudableroente el monaroa más culto que lia gobernado el I v á n D u r a n t e su largo reinado, es decir, desde el 13 de Octubre de 1848, procuró seguir las huellas de su padre Mehemed- Shah, el primer principe kácharo que estableció relaciones amistosas con los monarcas de Occidente. Gracias á sus largos viajes, era m u y conocido en E u r o p a Nasr- ed- Din. Emprendió el primero de ellos á este continente el 12 de Mayo de 1873, y no regresó á Teherán hasta el 6 de Septiembre. E n 1878 visitó la Exposición Universal de Paris, y u n a vez en su patria, publicó sus impresiones de viaje en u n libro que fué vertido al inglés. E n 1887 hizo el Shah su último viaje á Europa, visitando también la Exposición de París. Vestia con sencillez y paseaba sin aparato ordinariamente por las calles de Teherán, pero en las solemnidades aparecía rodeado de pompas verdaderamente orientales. Su airón ó aigrette de diamantes, su einturón y su cimitarra, son célebres por la riqueza; su trono, el del gran Mogol de Dehlí, es u n a maravilla que vale muchísimos millones.