Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Rogativa de Penitencia P o r iniciativa de S. Bí. l a Eeina Regente, y organizada por el arzobispo- obispo de Madrid- Alcalá, se celebró en Madrid la tarde del 4 del corriente la solemnísima procesión de rogativa al Todopoderoso en petición de la lluvia para nuestros campos y de Ja paz para Cuba. De m n c h o tiempo atrás no recordamos n i espectáculo religioso que h a y a despertado t a n t a ansiedad y devoción á nuestro pueblo, n i procesión t a n numerosa y solemne como la que recorrió las calles de Madrid hasta ya entrada la noche del pasado lunes. Bastaban para justificar la ansiedad del pueblo, no sólo la importancia de los altos fines á que se encaminaba la rogativa, sino la circunstancia de ser sacada procesionalmente la u r n a de San Isidro, que de luengos años atrás descansaba en la antigua colegiata de la calle de Toledo. M u y cerca de las cinco de la tarde salió la procesión de la Santa Iglesia- Catedral, abriendo la, marcha una sección de la Guardia civil de á caballo, desfilando detrás per orden de antigüedad, de menor á mayor, las congregaciones y clero parroquial con pendón, estandartes y cruz. Trescientos treinta, y dos estandartes y setecientos cinonenta sacerdotes figuraban en Ja rogativa. Clérigos y cantores iban entonando la Iftania de los Santos, y ctro tanto hacían los niños del As- ilo del Sagrado Corazón, cuyo coro de afinadsis voces, peifectamente acordes, producían al aire libre m u y hermoso y conmovedor efecto. De Iss congregaciones llamaban principalmente la atención la de la Academia de Jurisprudencia, presidida por el Sr. Pida! la del Cuerpo Colegiado de la Nobleza, la de San Luis Gronzaga y la del Sagrado Corazón de María, en las cuales figuraba mucha gente conocidísima en la corte. En u n a de ellas iba la plana mayor del carlismo, con el marqués de Cerralbo y los diputados del partido á la cabeza; por cierto que dichos señores se salieron de filas cuando la procesión iba á pasar por debajo de los balcones donde estaba la Familia ¡Real, uniéndose de nusvo á la procesión una vez pasado el arco de la Armería. Cerraba el larguísimo desfile doble fila de sacerdotes con velas encendidas, y detrás iban llevadas en hombros las andas con la caja que contiene el glorioso cuerpo de San Isidro. La sagrada reliquia se conserva momificada en una hermosa caja de plata, que fué la llevada en la procesión, y aquélla á su vez se guarda en u n a caja de madera no menos curiosa desde el punto de vista arqueológico, que es la que reproduce nuf stro grabado. VISTA EXTERIOR DE LA CATEDRAL DE SAN ISIDRO Marchaban detrás del cuerpo de San Isidro el cabildo catedral y el arzobispo- obispo de Madrid- Álcali, llevando á sus lados á los obispos de Orease y Jaca. El nuncio de Su Santi lad, vestido de pontifical, formaba la presidencia religiosa, tras de la cual seguían el Tribunal de la Rota, la Audiencia, el Tribunal Supremo, la Universidad, el Ayuutamientu y la Diputación (bajo mazas estas dos últimas corporaciones) el gobernador civil de uniforme, u n numeroso g r u p o de generales con el general P r i m o de Rivera al frent e y nutridísima representación de todos los Cuerpos é Institutos del Ejército vistiendo uniformes de gala. Cerraba la procesión la presidencia oficial, en la cual figuraban los ministros de la Gobernación, Hacienda, Ultramar y Fomento. U n batallón de Covadonga con música y u n escuadrón de la Guardia civil formaban el piquete dé honor. Al día siguiante dieron corcienzo en la IglesiaCatedral las funciones de rogativa y solemne novena, con exposición de las reliquias del Santo Labrador. La función inaugural fué uno de los actos religiosos niás brillantes, solemnes y concurridos que h a presenciado Madrid. La Familia Real acudió á ocupar sitio de honor en la ARCA DE SAN ISIDRO LABKiDOP. Santa Iglesia, y en sillones de terciopelo oyeron también el santo sacrificio de la Misa el presidente del Consejo y todos los ministros. Cuarenta y cinco cantantes tomaron parte en el canto religioso de la gran misa de Eslava, y el pueblo invadía el templo por completo y su ospaeiosb vestíbulo. La devoción que al pueblo de Madrid inspira su santo Patrón se há puesto elocuentemente de manifiesto con motivo de las últimas solemnidades religiosas. Foingrafias Sucesor de Laurent