Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO EN CUBA CEÓNIOA I L U S T K A D A DB N U E S T R O S CORRESPONSALES EN LA CAMPABA Desde la Habana Si Ja actitud envalentonada e los insurrectos, y de otra parte la proximidad do la época de las lluvias, mueven al general en jefe á combatir sin tregua ni descan IjH Ü so á las partidas para lograr u n golpe decisivo sobre ellas, la gravedad del conflicto planteado entre nuestra nación y los Estados Unidos obligan tatíibién al general Weyler á atender preferentemente á la defensa de las costas do Cuba, primer objetivo de la escuadra j a n k é s en cuanto surgiera Ja g u e r r a con aquella nación. De ahí Jos trabajos que actualmente se realizan para ivíL: fortificar y artillar la mayor parte de las ciuARIIASTRE DE UN CAXON PARA I, AS FORTALEZAS DE I, A HABAN. l dades del litoral cubano, Fotog. (íelabert y más principalmente el puerto de la Habana, que de esta hecha resu tará poco menos que inexpugnabJe. La gran machina del puerto de la Habana ha descargado buena porción de artillería gruesa, que bien emplazada en los fuertes y en las baterías del puerto apagarían f á c i l m e n t e los fuegos de les más formidables acorazados. El cuerpo de Ingenieros militares, y el general Weyler sobre todo, han tomado á punto de honra la rápida conclusión de estos formidables trabajos de defensa. Leve idea de ellos podrá formarse el lector con la adjunta fotografía, donde se ve el arrastre de uno de los cañones de plaza enviados poco hace de la Península con destino al artillado del puerto de la Habana. La segunda fotografía, si bien n o tan militar y guerrera, es acaso más interesante que la anterior. Eeproduce u n a de las salas del palacio del Capitán General en el momento en que los perio GEDPO DE PERIODISTAS E S Ef, PAtACTO DKL GI BIECXO distas de la H a b a n a y Fotog. G mez Carrera los corresponsales peninsulares recogen las noticias oficiales de la campaña. Los periodistas madrileños reconocerán en seguida en el adjunto grupo al Sr. Escobar, corresponsal de La Correspondencia, y al Sr. Piehardo, director de El Fígaro y primer eorres-