Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cios como el Banco, el ministerio de la Q- nerra y el paJaoio de Murga; el Prado, en fin, por donde la guarnición desfila en columna de honor, tributando ante el obelisco de la plaza de la Lealtad el homenaje debido á los héroes. Hermoso cuadro para u n pintor militar, y cuadro hermosísimo también p a r a u n a pluma briosa y bien templada. Los húsares, íormados en la plaza de la Independencia, presentan u n cuadro espléndido de reflejos y colores, teniendo por fondo la m o n u m e n t a l puerta de Alcalá; extiéndese la artillería con sus carros de guerra por el paseo de Eecoletos, y los batallones de línea, formados desde la catedral hasta el Prado, van uniéndose á la comitiva de la procesión, que cierra, con el a r m a afianzada, u n a compañía de artillería de á pie. El Dos de Mayo es el anuncio del verano madrileño. Abrense las horchaterías, circulan los grandes tranvías abiertos, los puestos de fresa embalsaman el ambiente, y los Jardines del Baen E s t i r o comienzan á acicalarse para la larga temporada del estío. 0 La Exposición de cuadros de Osuna Impresión de profunda tristeza produce en todos los pintura decaía en los pueblos más cercanos á nosotros. ánimos el contemplar estos últimos restos de u n a gran De Groya hay cinc) ó SPÍS retratos, do los qae no se casa, á los que u n ingenioso crítica ha llamado poéticasabe cuál admirar más. Todas las miradas fíjause desdo mente girones de Girones, pues nada hay más melancólico luego ea el que representa al general Uri- utia, ejecutado que la eou sideración de con una bravura de pinlas grandezas antiguas 1 cel que m u y pocos artisarrojadas hoy á los cua. tas, ni aun de los mayotro vientes de u n a sures, han logrado. No es basta y expuestas á la posible dar expresión codiciosa mirada de los más adusta, altanera é advenedizos. independiente a u n a ca ¿Qaé seria aquella cabeza, ni hacer mayores sa de Osuna, cuando prodigios de ejecución tantas magníficas obras tratando paños t a n dude a r t e como se admiran ros y desabridos como hoy en el Palacio de la el do aquel uniforme. I n d u s t r i a son solamenLa riqueza inagotable te los postreros relieves do la paleta da Goya se de t a n t a riqueza? muestra mejor que en P o c a s g a l e r í a s do este retrato, con ser t a n Europa h a b r á n podido notable, en otros varios ufanarse de poseer cuaque figuran en la colecdros t a n selectos como ción, y más todavía en l a de Osuna, y buena los lindísimos euadritos prueba de ello son las de género, esbozos y brillantísimas muestras hamhochadas q u e c o n que de casi todos los asuntos de fiestas popuautores y estilos pueden lares, de tradiciones fanverse en esta Expositásticas, y sobre todo de ción. brujas, pir tó con su gallardía habitual, y de E n primer término entre los cuales deben merece mencionarse la fijar la atención La rosala llamada de Goya, mería de San Isidro, El porque en ella se expohnrlodor de Sevilla, El n e n algunas docenas de see La merienda en cuadros de aquel insig l if i ji íi el campo, etc. ne y genialísimo pintor que supo sostener sin De otros autores hay decadencia, antes con EL ULTIMO DUqUE DE OSDKA también verdaderas mabrillantísima lozanía, la ravillas, entre ellas unos tradición ilustre de la escuela española, y continuar á su cuantos bocetos de Bubens, en los cuales, á pesar de su modo, original como n i n g ú n otro, las glorias de Vetózreducido tamaño, pueden observarse las mismas delicadeqnez en los tiempos menos propicios para ello, cuando la zas de ejecución que se ven en los cuadros grandes del