Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOLORA EGIPCIA l. -Setl amaba locamente á Anubla; mas ¡aylósta se mostraba dura como un monolito ante las apasionadas súplicas del rendido doncel. 2. -A. nubl 8, vencida por tanto amor, entregó su corazón á Setl, y el sacerdote unió para siempre á la encantadora pareja. 3. -Transcurrieron los primeros meses (íemauimoLiü en un Idilio titrno y continuado. 4. -Pero Setl se aficionó á cenar en un restaurant de Menfls con la bella Tholo, tfpie del género chico muv elog- íada por la prensa local. MI í 5. -Y cuando el Inñel esposo volvía á tropezones de la orgía, hacía oídos de mercader á las tiernas súplicas de fcu enamorada é Infeliz consorte, la cual, tomando UB veneno activísimo, dejó con Indelebles caracteres grabado aqueste axioma tan profundo: Siempre ha habido plillnes en el mundo, y siempre han sido tontas las mujeres