Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E! nuevo Cónsul- General Nos reíerimos al funcionario norteamericano á quien acaba de nomlirar Mr. Cleveland representante consular de los Estados Unidos en la isla de Cuba. La importancia de u n cargo tal en las presentes circunstancias es grande y decisiva, pues nadie ignora que el nuevo Cónsul- G- eneral tiene por misión casi exclusiva enterar al Gobierno norteamericano, y sobre todo á Mr. Cleveland para los efectos de la decisión presidencial, del verdadero estado de las fuerzas insurrectas y del poderío militar de España en Cuba, como dato preciso para la concesión ó negativa de la beligerancia á los separatistas. De ahí que la figura del general Lee, representante de los Estados Unidos en Cuba, ha sido estos días traída y llevada por los grandes diarios, conviniendo todos en que España puede estar satisfecha del nombramiento, dadas las condiciones de seriedad, justicia y claridad de juicio que adornan al general Lee, una de las más respetables perfonali iades del ejército norteamericano. H a sido gobernador del Estado de Virginia, general del ejército confederado, é instructor de Caballería. Distioguióse en la guerra de Norte contra Sur como bravo general de Caballería, y hasta la fecha no se ha dejado llevar de la fiebre jingoísta del Senado norteamericano. La expedición inglesa Mientras nuestro ejército pelea en Cuba y los italianos en Abisinia y todavía el ejército francés de ocupación recorre la pacificada región de Madagascar, los ingleses andan metidos do u n lado con los inatabeles fronteros á la, original república de Transvaal, y de otro con los derviches, que vuelven á, proclamar la guerra santa contra el Gobierno egipcio y contra Inglaterra su protectora. La prensa ilustrada extranjera viene llena de curiosos tipos militares de los que forman esta ú l t i m a expedición inglesa, pero n i n g u n o tan curioso como éste que reproducimos, cabo de caballería, ó más bien de camelleria, puesto que sobre camellos cabalgan buena parte de los escuadrones ingleses. Es curioso sobremanera contemplar la esbelta figura de u n soldado moderno, ligero en el vestir y armado de potente rifle, sobre cabalgadura t a n vieja y arcaica en la historia de la g u e r r a como el camello. De esperar es que esta nueva expedición de los ingleses no tenga el triste resultado de aquella otra campaña que hace unos años costó Ja vida al general Cordón, y desde luego el Gobierno de Inglaterra no ha omitido medio p a r a organizar esta nueva expedición al Sudán con arreglo no sólo á los modernos adelantos de Ja guerra, sino á las exigencias de u n campo de batalla t a n especial y raro para u n ejército civilizado como el desierto de África. U n buen empleo de los cuerpos indígenas y de las tropas auxiliares de Egipto h a n de ser la principal base para el éxito militar de los ingleses en el Sudán. Vel Grüphic