Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í- -jiir, a. rvta. Baii d í a e n Í i n T P i i -g e x p r e s i ó n de u n a b o n a d o de s e t e n t a a ñ o s que el o t r o día en ro en el foyer 4 p r e g a n t a r al director c u á n t o le oostaría: a p r e n d e r la pavana. UtL t é m p o r a oh m o r e s! E l A n t e c r i s t o s e g ú n l a s ú h i m a s n o t i c i a s e s t á h a c i e a d o la m a l e t a p a r a v e n i r á v e r n o s á todos. EüSBBio B L A S C O CARTA ABIERTA I Sr. D. A. II. Carretero, Escultor. Tú lo quisiste, Aurelio; yo n u a c a hubiera osado eternizar en hronee lo que era tierra vil; de Othón y de Vitelio rival me has declarado, pues en medalla lucen mi calva y mi perfil. Caaudo la edad carcoma la fecha alli esculpida y rastro no se encuentre de nombre y de nación, ¿quién sabe si de JEloma la supondrán traída, juzgándola trasunto de Esquines 6 Catón? Madrid. ¡Artista! me extasío de t u medalla enfrente; al soplo de tu genio me siento revivir; por ella vencer fío del tiempo la corriente: ¡asi, cuai fila, alcance tu gloria al porvenir! Mas ¡ay! ¡quimera vana! Del oro liasta el guijarro, transfórmansc ó perecen la piedra y el metal. Tal vez será m a ñ a n a m i busto, que fué barro, humilde cobertera del pote nacional. MANDEL DEL P A L A C I O BRONCE BE A, R. CARRETEíiO