Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BAILES ANTIGUOS El director de la Grande Opera de París, M. Guilhard, t a organizado este año una serie de conciertos clásicos, intercalados con bailes do aquéllos que hace dos ó tres siglos estaban en moda en la corte de Francia, Las fotografías que van en este númei o, obra del infatigable Mairet, darán á esos lectores una idea de los bailes resucitados. Bepresentan estas fotografías: primero, á la ya célebre Merode, cuya celebridad no consiste todavía en el talento de sus pies, sino en sus gracias personales; segundo, las pavanas, gavotas y minués, bailados por las señoritas Reguier (Henriette y Pauline) Van- Goetel, Sandz ini, Mestans, Merode y Charrier, con los trajes de las épocas de Luis X I I I y Luis XV. Mi deseo de dar á conocer estos bailes en las reproducciones que acompañan á este articulo, nació de cierta satisfacción nacional que pudiéramos llamar retrospeativa. ¡Porque estos bailes que ahora han obtenido tanto éxito en la Grande Opera de París, son casi todos españoles! Cuando España reinaba en el mundo, y nuestro idioma era, com. o el francés ahora, la lengua universal, y las modas se inventaban en Madrid, y todo se hacía en Europa á la española ¡qué tiempos aquéllos! los bailes de la corte de España fueron los que se impusieron en Francia. Estas bailarinas de la Opera han resucitado la pavana. ¡La pavana! ¡Qué recuerdos trae de los suntuosos bailes y fiestas dados por los monarcas españoles de la casa de Austria! No había sarao sin ella. Los reyes la bailaban primero y los cortesanos después, y las damas más principales aprendían la danza en boga, y de España fué á Francia y á Italia y Alemania. AI verla bailar en la escsna del primer teatro lírico de París, me parecía asistir á una de aquellas célebres tiestas del Retiro, en las que entre comedias de nuestros autores famosos y farsas de nuestros comediantes célebres se bailaban pavanas ytíAacowffls. La chacona debe desconocerla M. Hansen: si no, de seguro la hubiera puesto en el programa de estos bailes retrospectivos. La gavota creo que vino de Italia, pero fué también baile muy nuestro y muy de moda dos siglos hace, y siguió bailándose todo el siglo pasado. En cuanto al minué, ya es cosa m i s francesa, y vino á España con Fe- lipe V. Baile gracioso, aristocrático por excelencia, que en la época actual se ha resucitado en muchas casas particulares y fiestas del gran mundo. La zarabanda fué baile popularísimo, varias veces prohibido por la Inquisición, y que debía tener algo de la moderna habanera y de la quadrille francesa. Las cómicas del siglo XVII lo bailaban en los intermedios y encendían la sangre de los concurrentes al degolladero; era el ncahñse de entonces y el disloque de la época. Los desplantes de la Goulne en el Moulin