Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mx DfiID DE NOCHE LA REDACCIÓN DE EL TIEMPO El órgano oficial del sjlvelismo tiene sil residencia en un piso bajo de la calle del Tuico, muy cercada las Cortes, donde en memorable ocasión una frase aguda del Sr. Silvela derribó á u n partido que, en efetto, se partió al caer; m u y cerca también del hotel de Eusia, donde los apóstoles de la nueva doctrina celebraron aquel su primer ágape que valió el nombre de rusos á los conservadores heterodoxos. Que éstos han conseguido tener en la prensa un órgano fidelísimo, batallador, simpático, eorreotisimo siempre y culto como el que más, diganlo las columnas de EL Tiempo, donde el sagaz espirita y la fina é inagotable sátira de Guillermo itancés han encontrado viva encarnación. Ayudan á Eaneés en las nocturnas tareas del periódico no muchos, pero sí m u y selectos, ilustrados y entusiastas redactores, cuyo espíritu juvenil, al mover gallardamente sus péñolas, mantiece en las almas el culto al jefe y el cariño á Ranees, que no director, sino amable y franco compañero es para todos ellos. La prensa del día, ya herida y abandonada por la tijera, yace sobje la mesa de la redacción; los periódicos atrasados cuelgan de las paredes, aguardando la compulsa; el conserje, en el fondo bajo la ventana, recibe las cuartillas que poco á poco van formando las galeradas de El Tiempo. La redacción trabaja, entretanto, apremiaos, por la velocidad de los cajistas. Eaneés, cuyo rostro grueso y sarcástieo á lo Rabelais se distingue en último término, se inclina sobre el hombro do uno de los redactores, l inuaga, encargado de la confección, y á jnzgar por la sonrisa de entrambos, los labios del director han debido de soltar uno de esos bieves y agudos comentarios políticos que salen luego impresos bajo los recortes formando la sección de Pequeneces. Al lado de acá Llinas, calados los lentes, aparece engolfado con la información de Cuba, que pesa entera sobre su diestra pluma; de Eaneés para allá, Serafín Adame traduciendo los últimos telegramas, Queralt entregando al conserje las impresiones políticas más recientes, Mercado (Paco Pica Pleitos) ordenando sus apuntes de Tribunales; Ayensa, que ha terminado su labor, mira al objetivo fotográfico, y á su derecha Eafael Solís, uno de los periodistas jóvenes más cultos é ilustrados del gremio, rima los versos de la saladísima Solfa que El Tiempo publica á diario en primera plana. Entre los redactores ausentes del grupo recuerda en este momento la memoria á Gruaspy, redactor del extranjero, y á Leyva, literato de verdad que conoce el inglés como su propio idioma. Bi la puerta de la izquierda so entreabriese, quizá viéramos en la vecina sala á toda la plana mayor del silvelismo leyendo en pruebas u n fondo de D. Francisco ó una sátira de Liniers, y distinguiríamos en las paredes u n a preciosa colección de caricaturas, donde el lápiz de Mateo Silvela reprodujo con gracia inimitable las efigies de los principales personajes del partido. Una copia reducida de dicha colección es la que aparece al frente de esta página. Lüts BERMEJO. Fotografía de M, Franzev, PrivMpe, 22, Jficha expresamente para BLANCO Y NKOKO.