Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Las columnas en campaña Adoptado por necesidad ineludible t i sií- tema de fraccionar las grandes unidades tácticas en columnas qne, por decirlo asi, tengan ocupado todo el pais é impidan 6 ent rpezcan con sus continuos movimientos Iti rapidez asombrosa con que verifican los suyos las- partidas rebeldes, puede ase Iji gurarse que el general Aro las, á quien representa nuestro grabado eu compañía de su Estado Mayor disponiéndose á subir al tren de campaña, ha sido uno de los jefes que con mayor actividad y celo han desempeñado t a n difícil y penoso cometido. La columna del g e n e r a l Arólas cruza el país en todas direcciones, y si basta ahora n o ha tenido ocasión de reñir con los insurrectos en combate decisivo, débese esto exclusivamente á la t a n t a s veces descrita estrategia de que éstos se valen, y que consiste en la huida, en la dispersión y el abandono de la ligerisima impedimenta que llevan, puesto que vivieado sobre el pais y abusando feroz y s a n guinariamente de él como lo hacen, para nada necesitan preocuparse de provisiones n i bagajes, al contrario que nuestras tropas, las cuales por precisión tienen que lleEL GENEBAL ARÓLAS Y SU ESTADO MAYOR var consigo n n tren de guerra bastante complicado y embarazoso oue origina serias dificultades a l a rapidez tan necesaria en esta persecución, que puede estimarse como u n a verdadera cacería más que guerra verdadera. Muchos son los generales y coroneles españoles que hay en Cuba, pero puedo asegurar que toI- dos rivalizan en ese inusi -i tado movimiento de c o n binación para imponer u n duro y decisivo castigo á los rebeldes. Los generales Arólas, Melguizo, Linares y tantos otros, los coroneles Gralbis, Segura, l a c l a n Molina, etc. persiguen sin cesar al enemigo, teniendo por eje principal de sus operaciones la línea férrea de la H a b a n a á Batabanó y la linea militar de Mariel á Artemisa. Los lamentables encuentros ocurridos entre columnas de nuestro propio ejército, prueba son de ese celo y de esa ansia de lucha que en todos los destacamentos e s p a ñ o l e s se de vigilar poblados y ciudades e batir y derrotar al enemigo, mente en la defensa de Santa il Bazán; mas refiriéndome tan sólo a las dos columnas que figuran en los grabados adjuntos, todos los elogios m e parecen pocos para encomiar la actividad del bravo general Arólas, que ansia reverdecer en Cuba sus laureles de Joló, y la campaña constante del infatigable coronel Galbis, uno de los que con más empeño DESCANSO DE LA SECCIÓN DE AKTILLEKIA DE LA COLUMNA GALBIS vigilan la divisoria entre las provincias orientales y las occidentales da la Isla para impedir que el gLueso de las fuerzas insurrectas vuelva otra vez á sus inexpugnables cubiles. í Fotografías Gumea Carrera JUAN DE LASHERAS