Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á OCHO DÍAS VISTA Sobre los rayos Roentgen. -Aplicaciones nueras. -Fotografía de nuestro mapa. -Bl tío Sam, ¿les toca algo i. los de la Corona? Medidas giibemam 9 nta 1 es. -La clausura de I centros docentes. -Más guardias y menos doctores. -Goblerno disolvente. El misterio de las batidas. -Mr. Teto. -Tácito- gramas de OlaTeland. -Comisiones en la manlgna. Los informes de Mr. Taylor. -En la plaza de las Descalzas. Nuevas maravillas y repetidas experiencias de los rayos Boentgen nos traen á diario las revistas oientifioas y los y Í t u r S l a r o q u e permite ver a l través de sus plumas su débü osamenta; ya u n a rana ó u n oonejiUo d e l u d í a s victimas propiciatorias de todas las experiencias de laboratorio, dejando ver también sus t e n o r e s al curioso lector. Y á cualquiera se lo ocurre pensar si podrían aplicarse los rayos Roentgen, no y a a los débiles cuerpecillos de esos inofensivos animales, sino á los oorpanobones de tan temibles fieras como el águila norteamericana y el león español, por ejemplo, j Creo que la experiencia había de tener éxito y s e n a también del gasto de todos nosotros, porque veríamos tras el águila yankee u n pajarraco inerte, despatarrado y sin plumas, mientras contemplaríamos bajo la soberbia cabeza de nuestro león u n a calavera robusta y bien encajada; calavera sublimo y significativa, porque no indicaría otra cosa sino que nuestro león está dispuesto á toda clase de calaveradas. Pero como no es prudente someter á peligrosos juegos los símbolos de las naciones, y si no ahí están los escudos norteamericanos, guardados día y noche por la fnerza pública, bueno será filtrar los rayos X, como los ha llamado con peregrino ingenio D. José Echegaray, al través de esa piel de toro dibujada por nuestras fronteras, y entonces veremos que bajo Castilla y bajo A r a g ó n bajo Andalucía y bajo Cataluña se destaca la negra s o m b r a d o u n tricornio de guardia civil que toca con sus alas desde el Pirineo hasta G- ibraltar, y desde la frontera portuguesa hasta la costa de Levante. H a y empeño, sin duda, en el G- obierno por demostrar á Europa nuestro adelanto, y llamando por u n a parte reclotas á las filas y sacando por otra á las plazuelas los escuadrones de la Guardia civil, queda visiblemente probado que hemos mejorado en quinto E l pueblo español en todas las grandes capitales da vivas á la patria, aplaude al Ejército y ofrece al Crobierno sus vi das y sus haciendas; j a m á s han sido los españoles tan gubernamentales como ahora, pero ya es sabido que España es el país de los viceversas, y de ahí que el tíobierno extreme sus rigores y su severidad callejera como si tantas y t a n calurosas ovaciones fueran sólo u n a broma pesada del pueblo español. í í o parece siao que el tío Sam les toca algo á los ministres de la Corona. Aquel exceso de celo de que habló Talleyrand se pone en práctica por. calles y plazuelas; la población de España se ha dividido en dos grupos, si se permiten grupos en estos días; personas agentes (de la autoridad) y personas pacientes (do la misma) Valencia estó on estado de sitio, Tetuán en sitio de Estado, y Cleveland sigue mudo y en estado de merecer. Es posible que nuestra dominación en América, que empezó en Palos de Moguer, acabe en Palos á secas, y ministro hubo que propuso á sus compañeros contestar al h i m n o de CóAíz con el h i m n o de Eiego, bien dirigido por las m a n g a s municipales. Las Universidades se han cerrado por orden superior, y todos los Institutos han sido obscurecidos por el benemérito- ¿Dónde vas? pregunta u n alumno de Derecho á cualquier compañero suyo. -A clase de Civil. -No te molestes; hoy están en la calle todas las clases de Civil, y hasta los soldados rasos. ¡Más guardias y menos doctores! Tal parece ser la divisa del Grobierno. Y todas las carreras del Estado están suspendidas, porque hoy las carreras son al aire libre.