Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MEDALLÓN FUNERARIO PARA EL MAUSOLEO DE DOÑA CONCEPCIÓN ARENA En el cementerio nuevo de Vigo descansan las cenizas do esta ilustro escritora, honra de su patria y figura altamente simpática y eminente en la historia de la ciencia penal y de la sociologia en nuestro pais. Sobre la sencilla sepultura de doña Concepción Arenal erigirán dentro de poco sus admiradores u n severo y elegante mausoleo de piedra, en cuyo fronlis ha de aparecer el medallón que reproducimos adjunto, y en el cual se destaca en ba, o- relÍ 6 ve el perfil de la venerable y filántropa escritora. Nació ésta en el Ferrol el día 30 de Enero de 1820. Desde m u y niña reveló comliciones excepcionales para el estudio de las ciencias sociológicas y para el cultivo de la literatura. Sus especiales aptitudes permitiéronla después dedicarse al periodismo político, y a n n le impulsaron á ello, escribiendo mnchos artículos de fondo para La Ihfria en los años 1853 á 55. E n 1860 presentó á la Academia de Ciencias Morales y Políticas la Memoria titulada La heneficencia, la filantropía y la caridad, trabajo en que se revela Co ncepción Arenal como profunda pensadora. Poco después pu blieó la primera edición de su notable libro Manual del Visitador del pobre, que es sin disputa la obra suj a que más ha circulado, pues además de las ediciones españolas, que son varias, ha sido traducida al francés, al inglés, al italiano, al alemán y al polaco. Entre sus muchas obras sobre la ciencia penitenciaria, á la cual dedicó las meditaciones de sus últimos años, merecen ser citadas las Carlas d los didincuentes, Las colonias penales y La pena de deportación, premiada esta última por la Academia de (Ciencias Morales y Políticas. El ilustre criminalista Roeder coloca los estudios penitenciarios de nuestra compatriota entre los mejores, libros de su clase publicados en el continente. P a r a el Congreso de Stockolmo envió Concepción Arenal u n informe, del cual dijo el notable criminalista Dr. Wines, presidente de aquella Asamblea, qu 6 e; a un trabajo do gran originalidad y prufundameñte filosófico, y e crito con tal método, que cada afirmación era á la vez n n argumento Al Congreso de Koma envió también u n iníorine sobre í ¿empleo del domingo en las prisiones, que ha sido uuiversalmente elogiado. Desempeñó durante algún 1i emyio el cargo de vj. sitadora general de prisiones, y en aquella época redactó varios informes oficiales y algunos proyectos de reglamento, que por desdicha no han sido llevados á la prAotiea. Entre sus obras sociales merecen ser citadas las siguientes: La instrucción del pueblo, Memoria premiada por la Academia de Ciencias Morales y Políticas; Carlas d un obrero, La mvjer del porvenir, La mujer de su casa, y un estudio soV) re LM condición social de la mujer en España, publicado en inglés. A la Biblioteca Jurídica de Autores Españoles contribuyó con u n tomo sobre El derecho de ¡entes. En el año de 1884 se verificó én San Luis (Estados Unidos) u n Congreso nacional de caridad y corrección; á este Congreso remitió nuestra eminente compatriota u n trabajo sobro T os niños abandonados, que mereció la honra de ser publicado, previamente traducido al inglés, en las actas de dicho Congreso. También esciibiü Concepción Arenal muchas y m u y notables obras en verso; pero de todas ellas solamente han sido publicadas Una colección de fábulas, algunas poesías sueltas, y La esclavitud, oda lanreada por la Sociedad Abolicionista. Fué, en resumen, Concepción Arenal u n a mnjer extraordinaria, de mérito sobresaliente y u n a gran autoridad en ciencia jurídica y sociológica, no y a sólo en España, sino en todo el mtíndo civilizado. Escritora de nobles y puros sentimientos, inspirada constantemente en el amor á sus semejantes y conocedora experta de las llagas sociales, nótase en todos sus libros la espontaneidad y la franqueza de quien da forma á ideas propias, y la buena fe de quien escribe sin más móvil n i otra aspiración que procurar el bien de sus semejantes. L. B. Fotografía remitida p r PJ. Sr. Campo.