Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ÉXITOS MARÍA DEL CARMEN COMEDIA EN TEES ACTOS Y EN PEOSA, O E I G I N A L DE F E L I Ú Y CODINA ESTM 3. A 1 A RECIEX J E. MBXTE BN E L T E A T R O ESPAÑOL No cabo duda que el regionalismo le prueba m u y bien á Feliú y Codina. Aragón le proporcionó u n señalado éxito con La Dolores, la modesta provincia de Gruadalajara contribuyó con u n donativo de 0,50 en Miel de la Alcarria, y ahora la gente de la huerta de Murcia en María del Carmen ha tirado, como vulgarmente se dice, la casa por la ventana. En buen h o r a t o m ó Feliú y Codina billete de libre circulación para viajar con paradas y éxitos por todas las provincias de España, porgue si como es de esperar, y en esto tengo mucho g a s t o en ser profeta, sigue buscando en las demás regiones ambiente para sus obras, á la vuelta de unos cuantos años la división territorial de España se hará, con arreglo á las producciones de Feliú y Codina, y España se dividirá en María del Carmen, Miel ele la Alcarria, La Dolores, etc. y si como ha sucedido ahora, siguen nombrándole, á imitación de Murcia, hijo adoptivo las demás provincias, los españoles tendremos que colocar otra devoción al lado de la de Santiago Apóstol: la de Feliú y cierra España. E a el teatro, como en la vida, soa m u y recomendables los aires paros, las deserciones de los grandes centros, donde la atmósfera enrarecida nos atufa y nos ahoga; el campo con su horizonte libre es el mejor viático para el espíritu, que se esparce y revive; el teatro tiene también sus convalecencias, necesita también nuevos ambientes, y se vigoriza cuando los autores que ofician de médicos de cabecera le imponen u n acertado plan curativo. Digo esto á la cuenta del éxito de María del Carmen, acentúa lamente melodramática, con caracteres m u y bien encajados, sobrios, donde los personajes sienten y hablan con perfecta justeza, condición la más difícil, pero la más importante por ende en la faena del a u t o r dramático. Las pasiones que se agitan en los pechos de aquella gente; los odios de Javier y Penoho, azuzados y rnantenidos por sus amigos; la abnegación de María del Carmen, figura llena de luz, delicada, que se abre paso á través de aquellas sombras espesísimas; la pintura de los demás caracteres que aporta la acción de la comedia, todo está trazado muy firmamente por mano expertísima. Si el teatro ha de ser imitación de la mueca social, el que se limite á su reproducción alcanzará el camino recto y seguro para llegar al éxito dando de mano á tesis y problemas m u y difíciles casi siempre de abordar y pocas veces con aplauso de las gentes. La realidad, la verdad escénica está al alcance de los públicos; lo que palpita por ahí, lo que vive, lo siente todo el mundo; en tanto que los problemas, mientras que para unos son misteriosa incógnita de despejo difícil, para otros están ya resueltos de antemano. Claro está que el natural apunta muchas veces asuntos extraños, desconocidos, anómalos si se quiere; pero el autor