Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
por ministerio de la ley y por el propio espoleo dei alma, corre á la capital así que las q u i n t a s le llaman, y á los dos días viste el uniforme como si lo hubiera llevado toda su vida, y á la semana es soldado aguerrido, y al mes cruza la Península de p u n t a á cabo, y embarca en u n trastlántico y llega á Cuba y se bate, y es un héroe antes que en la pobre casuea se haya perdido el eco de su despedida. Yirtudos y cualidades admirables las de este soldado español, menudo, ágil, sobrio como n i n g u n o t a n rápido en la comprensión que su periodo eduoatorio es u n m i t o alegre siempre, contento y satisfecho, cantando en sus alegrías lo mismo que en sus reveses, porque siempre será español el refrán de que quien canta, su mal espanta Doce mil ó más de doce mil de estos soldados acaban de llenar la atmósfera salobre de EMBAIÍQUE EM nuestras costas con el griterío de sus vivas y, los sones de sus guitarrillos. Del 12 al 20 del mes que hoy termina, ha sido general en nuestros puertos el conmovedor espectáculo de la exportación de n u e s t r a sangre. Kompió marcha el batallón de Tarifa, á quien el pueblo y los cosecheros de Jerez habían hecho u n a de- ipedida de cariño frenético. Los valientes cazadores llegaron á Cádiz, embarcaron en el Cataluña, y ya el vapor habrá dejado en el muelle de la H a b a n a esa vanguardia brillantísima de la última expedición militar. El mismo día zarpaba de Barcelona el vapor San Francisco llevando al batallón de Otumba, nombre glorioso en la historia de nuestras luchas en América, y al día siguiente el pueblo alicantino atronaba de entusiastas vivas el muelle al despedir al batallón de la Princesa, que embarcaba en el San Agustín. La despedida del pueblo de Cádiz á los cazadores de Tarifa volvió á repetirla con los batallones de Wad- Eas y de la Reina, que salieron en el Buenos Aires, y casi á la misuja hora partía de Coruña el Montevideo con los soldados de Murcia y de Luzón. AI- tCANTE DEL HAT. VI. l.O X DE I, A PKIKGESA A BORDO DEL VAPOK SAS ASUSTIN J Otog. M. Camps EL VAl OE CATALUÑA KS CÁDIZ Fi. iO J. Lebf IS i el más leve entorpecimiento ha retardado la puntualidad de estos viajes militares; el Dios de los ejércitos ha apartado todos los obstáculos delante de las locomotoras, de los botes y de los trasatlánticos. El día 14 saltaban del tren en Barcelona los batallones de Guipúzcoa y del Infante, y aquella misma tarde zarpaba con ellos el vapor Colón, mientras el batallón de la Lealtad salía de Burgos con dirección á Santander. Bu los días sucesivos salió de Cádiz el León XIII con los soldados madrileños de Covadonga y de Arapiles, partía de Bilbao el batallón de G- areliano, marchaban hacia Santander los cazadores de Llerena, y de este último puerto zarpaban, cerrando la marcha, el Alfonso XII con el batallón J í de Llerena, y el Santiago con los citados batallones de Grarellano y de la Lealtad. Brillante espectáculo de fuerza y energía nacionales que debe pesar en el ánim o de los yankees más que las locas audacias del generalísimo, que al cabo y al fin ni prosperan ni prevalecen. í í T I fl. r? y LUIS B E R M E J O LLKCtADA A VIüO DEL VAPOR MOKTEVIDEO PARA RECOGER AL BATALLOS DE MURCIA Remitida por J. Campo