Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA TIRANA La, señora q u e os pinto no es andaluza, ni en estilo flamenco la voz aguza, n i busca en la guitarra sus amorcillos, n i centro de sus glorias en ventorrillos. No es, en fin, la, iirana que en ciertas horas sueltan con Manzanilla las cantaoras tras unas sevillanas 6. malagueñas que, dulces, enternecen hasta las peñas. La dama que hoy abusa de m i escenario gasta muchos millones en mobiliario; DIBUJO DK MlÍNnEZ BRTNOA se sienta muellemente sobre divanes, y se mira en espejos que son galanes que enfrente de la reina pasan los días dioiéndola en silencio galanterías. -S móbile la donna, de tal manera, que á los cinco minutos se desespora si no van á variarle sus camaristas los trajes que son armas de sus conquistas. Es bella la señora, tiene buen gusto, y a u n q u e el capricho á veces peca de injusto, los capriehitos de esta reina de reyes en las cortes del mundo pasan por leyes. Sin salir de su trono, la tal señora es del mundo elegante dominadora; y á padres y maridos pone en aprietos cada vez que publica nuevos decretos y excita á las señoras la real Gaceta á llegar hasta el fondo de la gaveta. Y quien de leyes tales falta á u n articulo, sufre pena terrible con el ridículo. Y así tiene en la pobre soberbia h u m a n a cetro eterno la Moda, la gran Tirana. EDUARDO BUSTILLO