Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
POETAS DE LOS CANTARES RAMÓN DE CAMPOAMOR rt Vengo á pedirte perdón; no puedo luchar contigo, pues mi mayor enemigo es mi propio corazón. Ni t e tengo que pagar, ni me quedas á deber; si yo te enseñé á querer, tú me enseñaste á olvidar. Sin antifaz te veía, y una vez con él te vi; sin él no te conocía, y con él te conocí. Cuando pasas por m i lado sin tenderme u n a mirada, no te acuerdas de mi nada, ó te acuerdas demasiado? Yo no soy como aquel santo que dio media capa á u n pobre; ten de mi amor todo el manto, y si te sobra, que sobre. Con desdén me has m. olestado, y hoy con celos me molestas, y más bostezos me cuestas que suspiros me has costado. Es el amor u n galán que ni hambre ni h a r t u r a quiere, pues lo mata el mucho pan, y con poco pan, se muere. Te pintaré en u n cantar la rueda de) a existencia: pecar, hacer penitencia, y luego vuelta á empezar. P a r a divertir su afán, cantaba á su reja u n loco: Unos estamos por poco, y otros por poco no están. Pasa u n dia, y sabe Dios 4 ue mi atroz melancolía no siente que pase u n dia, sino que no pasen dos. La amo tanto, á mi pesar, que aunque yo vuelva á nacer, la he de volver á querer a u n q u e me vuelva á matar. Está tu imagen, que admiro, tan pegada á mi deseo, que si al espejo me miro, en vez de verme, te veo. Prometo que te he de amar; pero me has de prometer que sólo me has de engañar si me dejas de querer. Me causas tanto pesar, que he llegado á presumir que mucho me debe amar quien tanto me hace sufrir. Nunca, a u n q u e estés quejumbrosa, tus quejas puedo escuchar, pues como eres tan hermosa, n o te oigo, te miro hablar. Ten paciencia, corazón, que es mejor, á, lo que veo, deseo sin posesión que posesión sin deseo. Si entre no haber sido y ser hubiera el hombre elegido, claro es que hubiera escogido el no poder escoger. La tumba es al lecho igual, pero bien sabido ten que en uno se duerme bien y en otra se duerme mal. La dicha es u n a ilusión, pues se puede, en mi sentir, u n a tragedia escribir del m á s feliz corazón. RAMÓN P E CAMPOAMOR DIBUJO DE P E O E R I C O