Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sporti iig Club, acto al cual se refiere nuestro primer grabado. A medio día salió del cuartel el escuadrón expedicionario, dirigiéndose al muelle entre las aclamaciones y vivas del vocmdario, que había engalanado casas y calles con vistosas colgaduras. La sociedad Círculo de Artesanos había fletado y engalanado varias gabarras, dn las cuales hicieron el embarque los expedicionarios, seguidos por infinidad de embarcaciones ocupadas por las J u n t a s de los Casinos, autoridades de la Coruña y numerosa representación del pueblo. Entrada en Zaragoza dei nuevo Arzobispo El día 2 del actual tuvo la festividad de la Candelaria doble solemnidad en Zaragoza con motivo de la entrada oficial del nuevo pastor de aquella archidiócesis, declarada sede vacante el año pasado con motivo del fallecimiento del inolvidable cardenal Eenavides. ICl obispo de Huesca D. Vicente Alda, en quien recayó al poco tiempo el nombrain ento de Arzobi. -ij o de Zaragn a Fütog. A 1, aHet liabía obtenido la mitra siendo canónigo de las dos catedrales, y claro es que contaba en la capital aragonesa con el cariño del pueblo, en donde fué su nombramiento acogido con franca y general alegría. De ésta dio muestra elocuente el vecindario de Zaragoza engalanando los balcones y poblando lá carrera que había de recorrer el prelado para hacer su entrada oficial. Esta tuvo efecto con todo el aparato y ceremonias que el ritual marca, y que resultan vistosísimas é interesantes. Reunido el cabildo de la catedral cesaraugustana en el Seminario, alojamiento extraoficial del prelado antes de su solemne entrada, las dignidades y prebendados aguardaron la llegada del Ayuntamiento, á quien hicieron entrega del nuevo Arzobispo. Este, como previene el ceremonial, montó en una muía ofrecida al efecto por uno de los regimientos de artillería que guarnecen á Zaragoza, y la comitiva se puso en marcha con este orden: escuadra de batidores de caballería; cuatro guardias municipales y jefe de la guardia municipal á caballo; timbaleros y clarines de la ciudad; porteros y maceres del Ayuntamiento; corporaciones y autoridades en carretelas; invitados oficiales á caballo; u n concejal y el secretario del A y u n t a m i e n t o también á caballo y á los lados del crucero; el prelado llevando á derecha é izquierda las autoridades militar y municipal, y u n piquete de caballería cerrando. el cortejo. La adjunta fotografía, que debemos á la amabilidad de D. Andrés Laillet, da exacta idea del paso de la comitiva por el Coso, frente á la calle de Cinegio. No puede ser más interesante el grupo que forman la figura del prelado con sus hábitos talares naontado en la muía que u n artillero lleva del diestro, y los concejales de Zaragoza á caballo j u n t o á las autoridades militares, formando solemne y vistosísima cabalgata que tiene por fondo el grupo de lanzas del escuadrón del Eey, que da guardia de honor al Arzobispo. La hermosa comitiva recorrió las principales calles de Zaragoza: Coso, Cerdán, Mercado, Manifestación, Espoz y Mina, Don Jaime y plaza de la Seo, donde se asienta á orillas del Ebro el palacio arzobispal.