Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡Lástima qne, por descuido, mientras en los regios ámbitos oirse dejan los acordes de Tinturdión disimulado, prendidas unas cortinas qtié, reventando eafcalíos, á Madrid desde Lisboa llegó sin darse descanso. ¿Qué es esto? con agrio tono éuenta tantos partidarios, que á n o volar en socorro de nuestros pobres soldados, lo que hoy mismo no se intente -3 r e- f c i i yv 5 f -vy. tio vio el sol en sus Estados, cuando en no sé qué antecámara á cortarle salió el paso, rendido por los tres días que al rey llevaba esperando, aquel portugués correo DiBDJOS DB MÉNDEZ BRINOA le preguntó el soberano. ¡Señor! dijo el mensajero entre dolido y huraño, q u e el P o r t u g a l se nos pierde; que el de Braganza se ha alzad en armas, y que su causa X en vez de buscar remedio, yéndose á tomar descanso internóse el gran Philipo por las salas del Palacio en que la fiesta seguía, ya el incendio sofocado, mientras el triste correo, de alimento y sueño falto, hacia la villa t o m a b a pesaroso y cabizbajo. ÁNGEL K. C H A V E S