Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ÉXITOS DOÑA PERFECTA DRAMA EN CUATRO ACTOS Y RN PEORA, O R i a i N A L DE D. BENITO P É R E Z ALDÓS ESTRENADO EECIÉNTE. MEÍJTB EN EL TEATRO DB LA COMEDIA Muchos años han pasado de aquellos en que Caballu 00, seducido por las suavísimas instancias de Doña Perfecta, dando al aire su compromiso de no turbar la paz, lanzábase con su gente, toda curtida en la pelea, por los m. ontes que circundan á Orbajosa, pregonando la guerra, encendiendo el odio contra los liberales, gente maldita que trataba de destruir á su ciudad querida, no dejando en ella piedra sobre piedra ni conciencia en reposo. Caballuco, con el acicate de suponerse libertador de Orbajosa, sostenido por la corte de Doña Perfecta y afianzado en sus tueros de general en jefe, llegó ¿preocupar á las faerzas liberales destacadas en su persecución; tales eran la habilidad y el conocimiento que de aquella tierra tenia el guerrillero. Mtichos años han pasado desde entonces; acabada la guerra civil, perdido en la lejanía el último disparo, la paz cambió el rumbo de todas las cosas; otros sucesos dieron á las ideas distintos albergues, borrando de algunas imaginaciones tenaces pensamientos y debilitando en los corazones muchos odios que seguían despiertos. El tiempo, en su labor constante, ha ido socavándolo todo: instituciones, sistemas políticos, hombres, ideas; suprimiendo í conteras, nos ha llevado de la mano al indiferentismo, hasta el punto de que hoy seria m u y difícil que Caballuco volviera con los su os á la sierra, á la lucha, alentado sólo por la pureza de su fe y porque sus ideas lo exigían; hoy, probablemente Caballuoo se quedarla en casa. Nuestros padres señalaban con u n abismo las ideas; nosotros hemos estrechado las distancias: vivimos en u n ambiente de libertad que nos releva de tener ciertas exigencias, y como podemos respirar, no tenemos derecho á quejarnos de falta de aire. No quiere. esto decir que en u n todo haya desaparecido el ambiente enrarecido de Orbajosa. Orbajosa y su gente STU los mismos. A u n q u e el progreso ha curvado sus cercanías con los rails del ferrocarril, aunque sus calles estrechas y empinadas sienten los reflej os de la luz eléctrica, en Orbajosa se sigue conspiTando, a u n q u e esta palabra resulte ya m u y progresista, contra lo moderno, contra lo nuevo, pretendiendo restaurar, saltando las corrientes, las viejas teorías y los moldes rancios. Pepe Bey tendrá queluchar todavía con Doña Perfecta, María Remedios seguirá con sus hipocresías irritando al donosísimo Tafetán, y Rosario, sacrificada á su madre, que confunde en su egoísmo u n a misión a u g u s t a continuará su amoroso martirio. A u n q u e mucho se ha hecho y bastante hemos adelantado, la sombra de la vetusta Orbajosa seguirá proyectando sobre nosotros como cristal de linterna mágica sobre la superficie blanca. Pérez G- aldós ha llevado con éxito al teatro los personajes de su famosísima novela, y al darles forma y poseerles de la verdad escénica, como vulgarmente se dice, han crecido; por efo Doña Perfecta, á través d é l a labor del autor dramático, resulta doblemente antipática y repulsiva; por idéntica razón Caballueo, a l tomar cuerpo, tiene extraordinario vigor en la escena de la conjura, una de las mejores de la obra, según mi modesto saber y entender. Galdós ha vencido con habilidad los inconvenientes que ofrece siempre trasplantar desde el libro al teatro personajes y acción; porque el público, que ha saboreado en época anterior aquellas figuras, que las ha dado forma seg ú n su modo de sentir, es m u y difícil que pueda conformarse, ya encariñado con su figurín, con la nueva creación que ha de darle el artista. Por eso n o puedo menos de alabar la esmerada y cariñosa ejecución que la obra ha tenido por parte de los actores del teatro de la Comedia. Doña Perfecta es, á m i juicio, la obra más teatral de todas las quo ha presentado el insigue autor de los Episodios nacionales. Ambiente, justeza en los tipos, colorido; todo lo tiene. El acto segundo, el mejor construido de la obra, acredita á u n autor. El final, combinado con el eco lejano de los