Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tos dejó entre nosotros la elegante baronesa Stiim, y cuando más difícil parecía la sustitución del ilustre diplomático y de la bella noi teamerioana su esposa, vinieron los señores de Radowitz, trayendo, con sus hermosas hijas, ráfagas de juventud y de alegría á los salones de la embajada alemana. Desde entonces la juventud aristocrática se ve á menudo reunida en la residencia que á grandes rasgos acabamos de describir, y con las suntuosas fiestas diplomáticas alternan los iailcf) perpieños, las deliciosas reuniones, de las que son encanto principal Mary- Lise y J adine Radowifz, las dos hijas del noble matrimonio. AL presente, un lindo teatrito levantado en el piso bajo del elegante hotel del pnseo de la Castellana dará ocasión á Jas señoritas de Radowitz y á algunas lindas jóvenes españolas y distinguidos diplomáticos para lucir sus talentos artísticos representando en francés la obra que hiciera las delicias de nuestros padres en la escena española con el título de La soirée de CaoAitpín. El embajador es uno de los diplomáticos más ilustrados do su país, y vaOABlNETE TURCO rias veces se le ha indicado para la embajada de Francia: pero cada vez que esos ecos han llegado á Madrid transmitidos por la Agenoia Fahra, la sociedad aristocrática ha sentido el natural sobresalto de quien va á pei- der una de sus familias más queridas. Quo como tal ha llegado á considerarse en el transcurso de pocos años á la familia de M. de Radowitz. l ntoíjTíffias rk M. FranzeT) PrhTClp f 22, lieeho. ff expre- iimeníe para BLANCO Y NIÍGIIO MOKTE- CELSTO CUENTOS J ATÜRKOS, roii GASCÓN? í ¿Vive aquí el Padre MarianoV- -Ño, señor. -I Otra I ¿Pns cuándo se ba mudao? -iSino se lia muüaol Kl Padre Mariano está en el convento; pero iviviri... aquí no vive nadie más que el Padre Retor. ¿Por cuánto me alquilará nsted un caballo pa un fiía? -Por quince pesetas. ¿Lo deiamos en treinta ríales? -Corriente. -Pues á la mañanica vendré á buscarlo lAb! Oiga usté: ique sea larguico, que tenemos que ir tríís!