Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Figuras de la guerra El capitán D. Máximo Eeq uejo y Lobo, cuyo retrato envió á ustedes, es el héroe de Mal Tiempo, y con el coronel Arizón comparte los laureles do tan reñido combate. Al frente de su oom. pañía del batallón de Canarias supo resistir el empuje de las fuerzas reunidas de Maceo, Máximo Grómez y Cobreoos, y sus bravos soldados, asi como los caballos con q ue llegó á escape el coronel Arizón, ahorraron á España u n dia de luto, pues los heroicos soldados de Bailen no hubier a n podido resistir mucho tiempo el fiero empuje del crecido número de enemigos que contra ellos arremetió. D. Máximo Eequejo y Lobo manda la primera compañía del batallón de Canarias; es n a t u r a l de Aranda de Duero (Burgos) tiene treinta y nueve años de edad, y es soltero é hijo de honradísimos comerciantes de dicha villa. Comenzó su carrera militar haciendo la campaña del Norte, donde alcanzó el grado de teniente en la acción de Peñaplata y u n a honrosa cruz en la toma de Gantavieja. Seguramente el telégrafo ha enterado á los lectores de todos los detalles de la acción de Mal Tiempo, en la jurisdicción de Gienfuegos, y el nombre de Eequejo habrá asomado á todos los labios españoles al enumerar los héroes de esta campaña, más rica verdaderamente en hermosos rasgos de valor personal que en ventajas positivas para nuestra causa. Los paisanos del capitán Eequejo, entusiasmados por la conducta de éste, le felicitaron por telégrafo. La sociedad de W EL CAPITÁN KEQUEJO EL CORONEL RUBÍN Fütog. Comjpwñy Fotog. otero y Üolominas recreo de Aranda titulada La lertulia, en j u n t a general del 24 de Diciembre pasado, acordó nombrarle socio de honor, regalarle u n diploma y una espada, que ha sido encargada á la fábrica de artillería de Toledo. La segunda fotografía que remito es el retrato del heroico coronel gallego D. Antero Kubln y Homent, jefe del batallón de Granada, al frente del cual derrotó á Eoloff y Serafín Sánchez en el potrero de Las Varas, acción en la cual fué herido gravemente en u n muslo tan denodado jefe. Mandaba aquel dia el teniente coronel E u b i n (ascendido por dicho encuentro al empleo inmediato) una columna de 800 hombres de infantería y 60 caballos de húsares de la P r i n cesa y guerrilla de Chiolana. Los enemigos, mandados por Eoloff, Serafín Sánchez y otros cabecillas de los que operan en Las Villas, ascendían á 3.000, y acababan de destruir la linea férrea de Tunas á Sancti- Spiritus. El teniente coronel Eubin, sin contar el- número de los insurrectos, les batió de frente durante cuatro horas, desalojándoles de las ventajosas posiciones que ocupaban y haciéndoles huir con gran impedimenta de muertos y heridos, pues según pudo comprobarse después, ascendieron á 176 sus ba; jas, siendo Serafín Sánchez herido en una pierna. La columna E u b i n t a n sólo tuvo 15 heridos, graves todos, entre ellos el propio jefe, quien derribado de su caballo y con u n muslo atravesado por el plomo enemigo, se negó á ser curado por no retirarse del campo de batalla en aquellos críticos momentos en que tan empeñada so hallaba la acción; y para evitar que decayese el ánimo de sus valientes soldados, montó de nuevo en su caballo, que estaba herido también, arengó á la tropa, reanimándola con el ejemplo de su valor personal, y dio orden de tocar paso de ataque á la bayoneta, lanzándose contra los mambises y cayendo sobre ellos con tal empuje, q u e consiguió hacerles abandonar el campo en formidable desbandada. Además del empleo de coronel, ganado en buena lid y á costa de su sangre, el Sr. E u b i n ha sido propuesto para u n a alta recompensa honoriíica. Posteriormente á la acción de Las Varas, ha tomado parte en infinidad de encuentros, demostrando en todos ellos su pericia y arrojo y el conocimiento que tiene del país y de la táctica insurrecta.