Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á OCHO DÍAS VISTA Movimiento de cabsclllas. -Movimiento de generales. -Nombres que suenan. Torbelliao rte colores. -lia caída del general. -De cómo la manigua es mis grande que lo que dicen. -Tácticafilibustera. -Efectos en la Península. Tetuány Navarro Ueverter. -La vacante de Estado. -CUooa en estado de merecer. -La séptima de Elduayeii. Chicos de la situación y chicos de la calle. -Los extraordinarios, (í- rande es el movimiento de cabecillas en el campo de la insurrección: Laoret por allí, Serafín Sánchez por allá, Máximo Cíómez con su música marcha por u n lado y Maceo por otro, mientras Maceo cadet y Quintín Banderas siguen tamhién la curva de sus órbitas respectivas; pero no es menor por acá el movimiento de generales, caudillos y principes de la milicia desde que el relevo del general Martínez Campos cayó en el mundo militar como la piedra en el lago, produciendo estrépito, oleaje y agitación en las antes tranquilas ondas. D. Sabas que expresa al Gobierno su gratitud profunda por la jefatura del ejército de operaciones y ve á vuelta de correo, ¿qué digo? á vuelta de cable que cuanto le da el Grobierao es üoicarneuto u n cascarón de nuez para poder marcharse á Puerto Kico; Polavieja que viene apresurado en el expreso de Andalucía y nada más, porque sin duda el que se va á Sevilla pierde la silla, y al que de Sevilla vuelve (C le ocurre lo propio; Weyler que viene de Barcelona y recoge la herencia sin beneficio de inventario, porque allá queda poco que inventariar; Arderins que viene y Bargés que va; el marqués de Ahumada que hace asimismo la maleta y se dispone á terminar con los desmanes de los mambises, pues llamándose A h u m a d a debe de estar hecho á los incendios y curado de espanto; Salcedo, Despujols, Arólas, Castellvi, Martitegui ¿Quién recuerda todos los nombres de generales que estos días suenan, n i quién deja de perder el caletre y cerrar los ojos mareado ante el torbellino de plumeros, fajines, bandas y entorchados que rota y se agita en el circulo de la actualidad como esas enloquecedoras estrellas de colores que giran en el disco de luz de una linterna mágica? Quiera el cielo que estos nuevos aprestos de la madre patria, que este otro gigantesco esfuerzo y grito de coraje de la nación entera, que estos nombres de generales bravos, decididos, severos y ordenancistas amengüen en el campo insurrecto esa loca exclamación de alegría salvaje que ha debido de levantar ¡ira de Dios! el relevo de nuestro primer soldado. Sólo respeto profundísimo y alta consideración inspira la figura del general caído, porque al estrellarse contra el suelo el ídolo viejo, el ídolo obscurecido y agrietado por todos los vientos de la pasión y todas las inclemencias de la intemperie, vemos en la blanca sección que arrojan sus pedazos que era de mármol puro, y consideramos cuan triste y lastimoso es que haya caído, no á impulsos de los golpazos enemigos.