Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO EN CUBA CRÓNICA ILUSTRADA DE NUESTROS CORRESPONSALES SRBS. LASHERAS lí INFANTE Escenas de la guerra El aspecto que va tomando la que en u n principio parecía á las personas poco conocedoras de este país insurrección pasajera y de escasa importancia, es hoy día ya el de una de las guerras más feroces y devastadoras del presente siglo. El pais entero se encuentra invadido por las partidas insurrectas, que á diario surgen y engruesan el número de las ya existen tes, lo cual hace que los daños parciales causados por cada una de ellas vengan á constituir una terrible suma de desolaciones, cien veces más perjudicial para la isla que la presencia de u n ejército beligerante organizado, por m u y numeroso que éste íuera. Las partidas que circulan de u n extremo á otro de la isla, compuestas en su mayor número de gente perdida y fanática, entre la cual sobresale por i y su ferocidad y salvajismo la gente de color, no se limitan á merodear por í. los campos para racionar hombres y Caballos, sino que incendian, saquean, roban y asesinan, como verdaderas IXSCnlRECTOS HACrEKnO FL RANCHO hordas primitivas. Caballos, armas, Foto Oómfír ¿Cnrrm- a pertrechos, ganados, plantaciones, todo lo aprovechan en v i r t u d de la ley del más fuerte, sin que dejen tampoco de satisfacer sus malas pasiones y sus ruines venganzas contra toda persona y todo pueblo con quienes el más Ínfimo de la partida tenga resentimiento ó rencor, por leve que sea. En estas condiciones, la activa persecución de las tropas se hace casi inútil, pues el país teme á los que le saquean y le incendian, y este temor constituye su principal salvaguardia é inutiliza los esfuerzos del ejército. -La primera fotografía que remito representa una partida insurrecta de las más numerosas, la de Quintín Banderas, haciendo u n alto en plena manigua para preparar el rancho. N i n g ú n comentario es preciso poner á la escena, cuyos personajes bien á las claras denuncian con sus rostros la feroz y aviesa condición de sus almas. Se comprende perfectamente, viendo á esas gavillas de bandidos, el sobresalto en que se halla todo el pais y el verdadero pánico que su aparición produce en todas las ciudades. Aquí, á la Habana, llegan todos los días familias enteras do Batabanó, de Güines, de Bejucal, huyendo de los insurrectos que h a n entrado ó se han aproximado á sus ciudades. Kemito una fotografía que representa á una de estas familias de Grüines atravesando el rio Mayabeque en su volanta, acompañada por todos sus criados y dependientes. Es uno de tantos peligros como se corren ahora, temiendo á otro mayor y más gravo. continua desbandada de las UNA FAMILIA F u a i T i v A Fotog. Gómez Carrera