Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dando origen á los años bisiestos, según les llamamos hoy con arreglo á la nomenclatura juliana. El año de Julio César tenía doce meses: Januarlus (81 días) Marlius (81) Aprilh (30) Mriius (31) Janins (30) Quintiíis (81) SextiUs (31) September (30) 0. toher (31) Noacmber (30) Decemher (31) y Fcbntaias de 28 á 2 ü días, según hubiere ó no dia epagonemo. t 1 i i í ¿liTífíí i- i iíir í- íi: t if f. T. V f- jT 1- -i V t s V 1 r I L: CALENDAIUO JUHAKO AUOliXADO (i N y i Wi RAS (l) l! L LílilíO i) K HORAS Di; AXA DE B R E T A S A) Honrando el nombre del reformador, se dio el nombre de Juliiis al mes QuintiUs, y posteriormente el de Augustas á SexlUis, en honor del primer emperador romano. Empezó á regir este Calendario Juliano el año 45 antes de J. C. (709 de la fundación de Eoma) y tuvo aceptación universal hasta la Corrección Gregoriana, practicada en el siglo X V I En la actualidad, el Calendario de Julio César es el oficial, como antes indicábamos, entre los rusos, griegos y algunos pueblos cristianos de Oriente. Los romanos tenian Calendarios ilustrados semejantes á los que usamos hoy. He aquí su manera de representar los meses: el mes de Enero estaba simbolizado por un cónsul en traje consular, significando que en el jjrimer dia de dicho mes tomaban posesión tan altos magistrados; el mes de Febrero, en atención á las lluvias en que abunda, se simbolizaba por una mujer j u n t o á la cual u n cántaro arrojaba agua en abundancia; Marzo por una piel de lobo, en honor á Marte, á quien estaba consagrado el mes; Abril se representaba por un hombre bailando y haciendo sonar los crótalos, simbolo. de las numerosas fiestas que en dicho mes se celebraban; Mayo llevaba una cesta de flores, como recuerdo á los juegos florales; Junio mostraba un reloj solar, como significando que el sol empieza á descender; Julio dejaba caer monedas del bolsillo, para indicar que en este mes debían hacerse los pagos; Agosto bebía una taza de refresco; Septiembre llevaba un lagarto suspendido de un cordón, juego m u y divertido, según parece, entre los antiguos romanos; Octubre (la caza) perseguía como u n desesperado á una liebre; Noviembre estaba representado por u n sacerdote de Isis, y Diciembre por u n esclavo, en recuerdo de las saturnales que se celebraban en este mes. Como bibliografía curiosa de todo el período en que rigió el Calendario de Julio César, acompañan á estas líneas dos calendarios en tabla (el primero y el último) y uno preciosamente miniado del Libro de horas de Ana de Bretaña. Todos los libros religiosos de esta clase llevan durante dicha época el consabido calendario, con miniaturas primorosas representando por lo común los trabajos agrícolas de cada mes. No he de cerrar estas lineas sin consignar el nombre de un famoso calendario de la Edad Media. El Calendario de los Pastores que todos los años se publicaba en Troyes, y siguió publicándose en los siglos X V I y X V I I con una aceptación semejante á la que hoy alcanza en otro orden de ideas el Almanaque CALENDAEIO JULIANO DEL S K L O XV diplomático de Gotha.