Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FOTOGUAFIA DK I, A S l J P E l í F r C T E SOL, VIi, tBTÍÍXTDA CON UX TETjESCOPTO En otro tiempo, este título traería aparejada m ¡i oda, buena ó mala, mala probablemente, pero de forma ampulosa y de corte clásico. Mas hoy, ¿quién se atreve á escribir versos ni al sol ni al mar? El astro soberano y el piélago inmenso lian quedado fnera de juego para casos como c presente, al menos en el terreno de la poesía. De suerte que no me propongo disparar unos cuantos piropos, qae seguramente no harían de agradecerme, ni al luminar de los espacios ni al monstruo espumoso de los abismos. Con esto que les digo, con llamarles luminoj y rtionstruo, pueden darse por contentos; que en estas breves líneas, á queme obliga el apremiante ruego de la amistad, rae propongo explicar tan sólo lo que es el sol científicamente considerado, según las últimas teorías. La costumbre nos ha hecho creer que don le hay faego hay una materia combustible que está ardiendo; es decir, que está combinándose con el oxigeno del aire. De suerte que á primera vista podríamos imaginar que el sol es una inmensa bola de carbón de piedra que va consumiéndose, ni más ni menos que el carbón qne arrojamos á nuestra chimenea. Paes nada de esto sucede en el sol; ó, por lo menos, sucede de modo muy distinto que en la tierra. El sol es una masa inmensa cnyas partes vibran con estupendas vibraciones. Qne la vibración basta para que exista el fuego y para (pie exista la luz; y donde digo fuego, entiéndase calor. ¿Y de dónde procede este vibrar inmenso del astro del día? Su historia es bastante conocida; no es historia de vida privada: es historiado vida pxiblica. Como que el sol ha vivido siempre al sol, ya que no en plena luz. Porque ese gigantesco esferoide hubo un tiempo en que no era luminoso: era una gran nebulosa, sin luz casi, casi sin densidad, sin rayos de faego, sin gama de colores. En snma, una neblina del espacio. Así son las cosas cuando andan dispersas: casi se confunden con la nada. Como que pudiera decirse qae la nada es la dispersión infinita.