Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L FRUTO DE LA GUERRA I- 1 l o I I por la calle, y desparece; sólo en ella permanece el mendigo, suplicante. Contra el muro recostado en cierta calle, un mendigo lleva s (nales coní igo de que un día fué soldado. Oculta una cruz de plata bajo su m a n t a raída, y la licencia metida en un canuto de lata. Tiende en silencio su mano, y su actitud, no su boca, con g r a n instancia provoca la piedad del pecho humano. Lejos, suena el estridor de los varios instrumentos de una banda, y por momentos se hace el estruendo mayor. Y cuando se oyen cercanas las marciales vibraciones, la gente inunda balcones, puertas, rejas y ventanas. Mientras que de acera á acera la militar muchedumbre avanza, y el sol su lumbre en las armas reverbera.