Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Este vsKuio. y cuando el sol ya decliualja y conjugaba. Cliusca, desjiuós do dar reposo al traba; i) bajaba al campo, y rodáado por todos los chicos de la vecindad se entretenía, en remontar las cometas, poniendo todo su afán y toilo su amor jiropio en que la suya fuera la ue más Tibiera, y en esta, interesante o cración sori) endíanle niu lias veces sus c: labo- Cl AL EO III. -L. v cAxoióx DEL CHAVITOÍ radoreS; que afanosamente le hablaban de los libros, de las situaciones musicales, en tanto que nuestro hombre, sin ioner nintc de atención, salía al atajo de Ja conversación diciendo: -Con frauíjueza: verdal ue mi cometa es la ijue miis sube? Y es qtie Chueca es un gran niño: sus aficiones, sus oajmchos, tienden al nli cn; le gustan los juguetes, las golosinas, todo. Y si siente, por rigores del éxito, ir á Apolo todas las noches á recibir los cariñosos a lausos del úblico, es porque abandona la tertulia de su casa, donde juega con alguno- s vecino y amigos á los ca. ballitos, á la aduana y á la lotería (tres cartones por cinco céntimos) Chueca es u n modelo de hombre feli; sin pasiones, sin d v i d i a s gusta del trato de sus amigos, (jue lo quieren mucho, y allí, delante del iano, en maiiigas de eami. sa, es el mortal más afortunado. Luego se viste, va al Círculo de Bellas Artes, juega u n rato al tresillo, y dcs ués or las noches en su casa hace en la lotería ambo, terno ó f uina. y es feli felí. í completanie: ite. Jac. kson es uno de los libretistas más afortunados y nnls laboriosos; tiene estrenadas IID obras, y o i t r e éstas se cuentan Xo. v hnliirro! Lo zrutijoIot ndH, AJ oif ia pato Toro (h: puntan, JM i. iidÍHiín, (ílwU n i. Maninax y otras, ue le ro orcjonaii á. laukson u n saldo al ano de (Í. ÍX) O á 7. Ü duros, sin (contar ÍJliaU; aii. Marijaiix, ue ha producido hasta la fecha ¡áH- OOO duros! por lo que me explico que lacksoii abandoiuirá los hilos telegráficos, ue en veinticuatro años de servicio le han lirodiicido un ascensito de i.O ÍX) ¡losetas. Es autor muy fecuiulo, y necesita serlo, iorique como además de autor es adre de familia con ocho hijos, tiene que estrenar LOS VUTOiílCS D L L al año ocho a tos or lo menos, á razón de un M. vxoLo lionmouLz acto para cada chico. Ga interpretación de IM- Í za atHI, aa me satisfizo: Rodríguez estuvo afortunado en su maestro de escuela: los Mesejos tuvieron urui buena noche; Carreras, en su coi to papel, logró el sincero aplauso del público; la Vidal estuvo muy graciosa, y la Srta. López, á quien no conocía, cantó su parte con muclu gusto. Li Fotografían de M. Franzev, Pri ncipe, 22 GABALDON