Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Su eutieiTO, p u r a m e n t e civil. lia eocandalizado, y y a se sabe que esto entierro civil es u n a v e n g a n z a E n la boda de su hija, Monseñor do H u l s t el arzobispo célebre, n o citó en la plática hecha á los novios la obra colosal del p a d r e No piiedo yo. arzobispo de la Iglesia Católica, le dijo con franca nobleza á Dumas, ocuparme de las obras del Moliere de ahora. D u m a s se la g u a r d ó y al m o r i r ha dicho: ¡No quiei o n a d a con la Iglesia! A s o m b r o general Jia c a u s a d o esta postrera voluntad, p o r q u e s i e m p r e se le oyó h a b l a r un lenguaje cristiano. A l g u n o repitió, al saberlo, la f r a s e aquélla de que los grandes h o m b r e s suelen ser pequeños vistos de cerca Q u e d a n de él, sin embargo, su nom. VLfioiíA y i. EOi- ío ES quK yu iíiñ i- i. cíuA niu- i: oi; rrí) n bre, que n o inorirá, s u s obras, que son gloria de las m o d e r n a s l e t r a s francesas. Y t a l era el escritor de fama u n i v e r s a l que n u e s t r o s lectores v e r á n h o y j o v e n y viejo, y en el j a r d í n y en la casa, y en la i n t i m i d a d de su Marly, que t a n t o a d o r a b a Fi- tO jrofMs tía ¡1. Uairet. EusEBio BLASCO I en- íü, Diciembre de 1895.