Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
letraK. -Atitíires y actores del teatro con las empresas y personal de los mismos. -Estudiantes. -Los propietarios, redactores, empleados de la administración, tipógrafos, maq uinistas y o eiurios de casi todos los periódicos de Madrid. -Una Comisión de la Tnnta Magna cerraba la comitiva. Cnando ésta se pnso en movimiento, en el aseo de Atocha se apiñábala gente desde los solares de la dermida Basílica, continuando por el paseo del Botánico, salón del Prado y paseo de Recoletos. Contemplado desde la esqnina del Botánico, el espectáculo resultaba imponente. Aquella numerosa miicliedumbre que avanzaba silenciosa á paso lento, aquella solemne tranquilidad del desfile, constituía u n es eetáenlo nuico, inolvidable, digno de los pueblos más cultos. IsTo se oían voces, n i a lausos, ni otro r u m o r que el de las conversaciones y el propio de la marclia de tan numerosa falange. Mtichos de los que formaban el desfile se detenían en las lilas de los curiosos para formar idea del conjunto, á pesar de lo enal, á medida que iba avanzando la enorme masa iba ésta aumentando, porque se incorporaban grupos de manifestantes retrasados. La plaza de Madrid presentaba u n aspecto pintoresco en grado sumo: la escalinata de la histórica fuente de la Cibeles habíase convertido en amplísimo anfiteatro, desde el cual contení aban con fruición el esyiectáculo centenares de curiosos. A las tres y media llegaron los manifestantes á la plaza de Colón, donde se detuvieron los individuos de la J u n t a Magna ara indicar á la comitiva los sitios y forma en que debía disolverse, lo cual se verificó con el mayor orden y en el espacio de una hora; quedando á las cuatro y media terminado por comyíleto el desfile, y habiendo á dicha hora recobrado las calles su aspecto normal. La manifestación del lunes liabla luny alto en ro de la cultuiu y prudencia del vecindario de Madrid. Contados serán 3. ñ D I E O L U C I Ó X D E I COIITE. IO KX UA l L A Z A UK fX) LÓN Fotoij. Vizconil. c de Torre, ALniirauía los casos de análogas numifestaciones, aun en pueblos m u y habituados á ellas como el de Londres, en los que n i el me- iior incidente desagradable haya venido á perturbar la serenidad solemne con que la multitud ha ejercido uno de sus derechos. El proceso municipal Siempre los asuntos del Municipio madrileño han tenido la virtud de excitar á la opinión pública y producir en ella movimientos de inusitada energía, y muchas veces de grave trascendencia para la vida de los Gobiernos. Ya se hayan llamado éstos consei vadores ó liberales, en cien ocasiones el Ayuntamiento de esta villa les ha propoi cionado conflictos sinnúmero, de aquéllos (jue ¡u eocupan á todo el mundo, y cuya solución, mil veces aplazada, ha venido casi siempre con la caída f i el cambio de situación política. Xuestra misióii, ue es sidameute la de informar al jniblico gi áficamente de todo cuanto octrrre, y además la gravedad