Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ivOS SJ i oiiK t s íwíJLiDiiir) ai EL HOTEL DE LOS MARQUESES DE LA PUENTE Y SOTOMAYOR I Lo mismo cuando ri cibian en las habitaciones del palacio de Villahermosa, que cuando inauguraron su actual residencia El palacio de los marqueses de la Puente tiene, lo mismo que IM Huerta, una particularidad: la de que los planos de del paseo de la Castellana, que en aquellas matinées espléndidas que se celebraban en La Huerta antes de que esta artística ambos edificios han sido ejecutados por el marqués; y lo ha hecho por manera tan artística, que pocas casas habrá tan bien residencia sirviese de morada á la hermosura y al g (nio, los marqueses de la Puente y Sutamayor han reunido siempre en distribuidas y de tanto lucimiento para las grandes recepciones. Una amplia escalinata de piedra con cierre de cristales da torno suyo á lo más granado de la sociedad madrileña. acceso al vestíbulo, de grandes proporciones y de severo decorado, en el que además de admirarse cuadros y muebles muy Todos los prohombres de la política han desfilado por aquel salón, que preside con amabilidad incomparable la noble notables, hay siempre hermosas plantas de estufa; á la derecha de este salón- vestíbulo está la sala del billar, y á la izquierdama, cuya bondad y cuyas virtudes la han rodeado de una aureola de respetuosa simpatía. da el salón en que habitualmente reí ibe la marquesa á sus íntimos. Admíranse en esta habitación, tapizada de rojo, precioDe alcurnia ilustre, poseedora de cuantioea fortuna, ocupando en la sociedad española uno de los puestos más elevados, sos cuadros de los más celebrados artistas contemporáneos; una mesa llena de ricos objetos de plata repujada, y varias vila marquesa de la Puente no tiene enemigos. Cuantos una vez la han hablado, han quedado subyugados por la bondadosa trinas que contienen variadísima colección de porcelanas de Saxe, de Sévres y del Buen Retiro. Admíranse también, nacogida que en ella enconiraron. cerradas en suntuoso marco de talla dorado, á maSai grandes fiestas se han distinguido siempre nera de inmenso relicario, una riquísima colecci n por su fastuosa esplendidez y por la suprema disde antiguas miniaturas. tinción que ha sabido imprimir en ellas su ilustre El salón de baile, que se comunica con este anfitriona. saloncito, es de un gusto irreprochable, estilo Cuando los duques de Fernán- Núñez pusieron Luis XV, y se comuiiifa con el gran comedor, de moda entre nosotros el frac rojo, esta prenda, verdaderamente suntuoso, en el que sobre tallada que siempre fué una nota vistosa y alegre en los estantería de roble brilla la plata repujada en fuensalones, se reservaba para las grandes solemnidates y bandejas que labró el cincel admirable de des mundanas. A los bailes que por entonces so Benvenuto Cellini. celebraron en la morada de los marqueses de la Iluminado todo con los potentes rayos de la luz Puente, todos asistieron de frac rojo. eléctrica, ¡calcúlese el aspecto maravilloso que El guardajoyas de la marquesa es uno de los ofrecerá la morada de los marqueses de la Puente más notables de la corte; su collar de perlas es en una noche de gran fiesta! Y si á esto se agrega suntuoso; la diadema heráldica de brillantes, magel que los nietos de los marqueses, la señorita do nífica; y el collar de esmeraldas, digno de una soCasa- Valencia y el joven duque de Arióo, les berana. prestan su ayuda para hacer los honores, se comRegias han sido también las fiestas con que el prenderá el encanto que tienen para todos. opulento matrimonio ha obsequiado á cuantos Cuando allí se celebra una fiesta, una de las príncipes extranjeros han pasado por la capital de cosas que más llaman la atención son las llores. la monarquía. Es imposible combinarlas con arte más exquisito Entre ellos se cuentan los reyes de Portugal y y escogerlas más delicadas y más bellas; todas las Osear de Suecia, doña Isabel I I D. Alfonso X I I estufas del marqués rinden su tributo á la fiesta, y doña Cristina, y muchos príncipes extranjeros y y sólo admiten rivalidad con las frutas. En pleno los infantes de España. invierno se presentan en aquel comedor las más Aún viven en la memoria de todos aquellas desabrosas y exóticas, realzando el adorno de la liciosas matinées, la última de las cuales se celebró mesa con la brillantez de sus colores. en honor del rey de Portugal. S. M. Fidelísima La más notable de cuantas fiestas se han celesalió encantado de la hospitalidad incomparable brado en aquella residencia se verificó hace ocho de los marqueses de la Puente en aquella residenaños, el 15 de Noviembre, y al que traza estas cia que más tarde había de hacerse célebre en la lineas cupo la honra de presenciarla y describirla política española. Por las estancias de La Huerta en las columnas de El Imparcial (me refiero á la han desfilado casi todos los individuos de sangre boda de D. Antonio Cánovas del Castillo con real que han visitado la corte, y que eran allí agadoña Joaquina de Osma) Cuanto de más preclaro sajados por los que tan alto han sabido colocar el existe en la sociedad madrileña tuvo allí represennombre de la aristocracia española. tación, y se presentaron algunas damas, como la Los banquetes que diariamente Fe celebran en marquesa de la Romana y la hermosa condesa de la morada de los marqueses de la Puente son de Guaqui, que ya se han roiirado por completo de la los más selectos, y aunque los invitados no suelen sociedad. ser muy numerosos, se sientan siempre á la mesa Al evocar estos recuerdos del palacio de los marilustres personajes de los que forman la habitual queses de la Puente y Sotomayor, cúmpleme detertulia de aquel salón. Allí se come invariablesear á la noble familia todas las dichas que por mente á las siete y media, é invariablemente tamsus virtudes merecen. bién á las once de la noche se da por terminada la reunión; sólo en las noches de gran fiesta se inMONTE- CRISTO SALO lS: JrESTIBULO terrumpe e ta antigua costumbre. Fotografía de U Franzen, hecha expresamente para BLANCO Y NKORO.