Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
embarcar, adelantándose al núcleo de las fuerzas que componen esta torcera expedición. IJos embarques generales de la infantería de linea y cazadores tendrán lugar el 22 y siguientes días del corriente; la infantería de Marina embarcó el 12 en Cádiz, y el batallón expedicionario es el 1. del 1. regimiento, de guarnición en San Fernando. El primer grabado que acompaña á estas lineas es un grupo fotográfico de los jefes y oficiales de dicho batallón, presididos por el coronel Sr. Calvo. El día anterior al embarque, el capitán general del Departamento de Cádiz recibió este telegrama del ministre: Antes de salir para Cuba batallón expedicionario, sirvase V. B. mandarlo formar en sitio conveniente y saludar en nombre del Gobierno, del mió y de la Marina. ñil -SI ESCENAS DEL EMEiRQUE VERIFICADO Fotografias de í á jeres, oficiales, clases y soldados, expresándoles las simpatías y confianza en que ahora, como siempre, dejarán á gran altura el nombre de la Marina, realizando las esperanzas de la patria. Doy también á V. E. las gracias por su actividad al organizar el batallón. El capitán general del Departamento Sr. Montojo cumplió las órdenes del ministro, saludando á las fuerzas expedicionarias con una EN C Í I Z EL 1 2 DEL A C i a A L patriótica arenga después Lebrón de la misa de campaña, c (lebrada en San Fernando en la espaciosa explanada que da trente á la CaT itanía general. El 12 por la tarde zarpó de Cádiz el A! fonso XU conduciendo al batallón de infantería de Marina. Los soldados y reclutas embarcaron por la mañana en el muelle de Cáliz, desarroUándoso las escenas patrióticas propias de tan solemnn momento, al cual se refieren las instantáneas que en psta plana ofrecemos al ketor. El Marqués de Cabriñana Es sin duda alguna la figura de más palpitanta Ectualidad en estos momentos. Los valientes artículos publicados durante una semana por este señor en El Imparcial y en La Correspondencia, y la cobarde agresión de que faé objeto la noene del 19 del corriente, no han podido menos de levantar en toda la prensa y el pueblo de Madrid un sentimiento de profunda simpatía hacía el ya popular denunciador de tantas y tan graves irregularidades. Es de creer que los artículos de D. Julio Urbina no corran la triste suerte de otras denuncias y de los ÍLfinitos procedimientos administrativos y judiciales de que ha sido objeto en varias épocas la Administración municipal madrileña. Así lo hace pensar la misma Índole de los artículos del señor marqués, que cuajados de citas, hechos y nombres de acusados y testigos, serian bastantes á excitar el celo del fiscal de S. M. si el valiente articulista no hubiera hecho ociosa la intervención del Ministerio público al dirigirse al juez en papel sellado después de enviar sus cuartillas á la prensa diaria. DON JCLIO U B B I N Í MAFQUÉS DE CABBIÑAKA Fotografía de la Sociedad Artístico- Fotográfica, Alcalá, i