Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
á atacar los pequeños destacamentos, 6, descarrilar los trenes levantando la vía férrea ó colocando entre los rieles petardos de dinamita que al pasar la locomotora estallan, sembrando la destrucción y á veces la muerte. En los primeros meses de la guerra, las partidas rebeldes servíanse de la dinamita únicamente para inutilizar las locomotoras, detener los trenes y lanzarse sobre las tropas viajeras, aprovechándose de la sorpresa y confusión consigaientas á. un acto de esta naturaleza. Inspirado en dichos sucesos, que se repitieron con mucha frecuencia, mi compañero el Sr. Infante ha trazado con notable verdad el primer dibujo que acompaña á este párrafo. Los rebeldes salen de la manigua después de la explosión y 86 echan sobre los carros (asi se llaman aquí los vagones) sosteniendo vivo tiroteo con las tropas. El segundo dibujo es auténtico, tomado del natural. Se r e f i e r e al descarrilamiento ocurrido en la linea de Paerto Príncipe á Nuevitas la mañana del 7 de Octubre próximo ASPECTO DEL TREN DBSCAHHILAUO KN LA LÍjíEA DE PDERTO PBÍNOIPE i KUEVITAS pasado. He aqnl ol hecho: á las ocho y media de la mañana de dicho día, después de cruzar por Minas y al llegar al kilómetro 43 la máquina exploradora número 8, que condocia cinco carros uno con faerza armada, otro vacáo y los domas con ganado, hizo explosión una bomba de dinamita colocada en uno de los carriles, elevando la pesada máquii a v. n metro y lanzándola á bastante distancia con las parrillas y los tubos destrozados. El maquinista y el fogonero faaron lanzados á la via; ol ganado, abiertas las preitas de los cochescuadras, corrió despavorido por ol campo. La linea férrea quedó removida en una extensión de 50 metros, y un agujero profnndo en el sitio de la explosión. Por fortuna no hubo que lamentar, en cuanto á desgracias personales, más que heridas leves recibidas por los fogoneros y el retranquero del tren. El héroe de Ramblazo He tenido el gn to de apretar la mano do este valiente, el sargento D. Manuel Domingurz y Garri io, ascendido á spgundo teniente por su eomportamionto heroico y propnnsto para la laureada de San Fernando. El fortín de Ramblazo, dotondido por un puñado de héroes el 9 do Agosto, está situado en la provincia de Paerto Príncipe, junto á la linea férrea que une esta población con Naovitas. Era el fortín una construcción debilisima de troncos de jiqni, y en su torminaciAu estaban ocupados los soldados que lo guarnecían (17 hombros al mando dol sargont o) cuando una partida enemiga do 300 separatistas les intimó la rendición. Acogidos al fortín los soldados, respondieron á tiros, conteniendo al enemigo, que inútilmente trató de asaltar repetidas voces el fortín de Ramblazo. Los soldados, mal defendidos por los troncos de aneha trabazón, iban cayendo uno tras otro, y poco á poco se acababan las municiones. Sólo quedaban en pie, aunque heridos, el sargento Domínguez, el cabo Mena y un soldado, cuando providencialmente apareció por la línea férrea un tren con tropas, ante las cuales el enemigo abandonó el campo precipitadamente. Tal es uno de los hechos más notables de la actual e. T. mpaía, en la cual si no abundan las batallas camEL SAKQENTO DOMÍNGUEZ, HÉHOE DB BAMBLAZO pales ni los combates decisivos, son de notará cada momento homéricos episodios, luchas parciales como ésta del sargento Domínguez, cuya modestia he tenido que vencer para enviar á ustedes el retrato adjunto. JoAU DE L A S H E E A S Fotografías áe Gómez Carrera.