Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ÉXITOS SARAH BERNHARDT ¡G- ISMONDA DRAMA EN CINCO ACTOS, DE VICTORIANO SABDOU r e p r e s e n t a d o p o r p r i m e r a v e z en Madrid el 3 d e Noviom bre d e 1895 -Guardo del público de Madrid u n a s ratísima impresión, me decía la o t r a noche en su c u a r t o la emin e n t e actriz, que h a sido en estos días l a n o t a artística m á s saliente. T con justicia podía decirlo. Todo el Madrid que cuidadosam e n t e r e g i s t r a n los elegantes carnets de los revisteros de salones h a desfilado por el t e a t r o de la P r i n cesa, r i n d i e n d o asi pleito homenaje ék l a genial a r t i s t a y admirando sa talento indudable. L a figura de Sarah B e r n h a r d t en WR. tL escena sugestiona, s u b y u g a bajo el p o d e r de a q u e l l a voz t a n espeESCENAS cialísima, con dulzuras y melancolías infinitas, eou l a n g a i l e c e s y desmayos de alma e n a m o r a d a coa los tonos acompasados y solemnes del salmo. R o m p e n esta cadencia los violentos acentos de l a pasión exaltada, Jos apostrofes viriles a p u n t a d o s por el orgullo, como en l a duquesa de Gismonda, y entonces su figura se transforma, se agig a n t a y parece envolver á todos con las l l a m a r a d a s de su genio. L a a r t i s t a es eminente; la mujer es el mejor reclamo de la p r i m e r a Sus e x t r a v a g a n c i a s sus afieionef, sus poderosas aptitudes p a r a i m i t a r l o y p a r a hacerlo todo, h a n hecho de elJa una figura señaladisima, única, sin precedentes. Discúlpalo en parte las exigencias de un temperamento nervioso que constantemente la solicita, determinando en ella multitud de aspectos y fases. Sarah Bernhardt siente un profando y respetuoso cariño por Sardou. Puede vanagloriarse de ser el único que ha podido dominarla, hasta el extremo de que al solo anuncio de que Sardou escribe una obra para ella, abandona el teatro donde esté, rompe sus comDK GBMONDA promisos y corre París, á su teatro, i, ensayar, á, dirigirlo todo, á, vivir en el ambiente de la obra nueva hasta su estreno. Dígalo, si no, Gismonda, estrenada en París el año pasado. Ella ha ensayado uno por uno los papeles de todos los actores, primero en el salón de su hotel, después en el escenario; ha dibujado y bajo su dirección se han hecho los preciosos trajes que lúeen en Gismonda; hizo un viaje ¿Atenas para saturarse de aquel ambiente, donde la obra de Sardou se desarrolla; y, por último, gastó para montarla cerca de 200.000 francos.