Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vente, la buena é infortunada esposa doña Juana Pimentel, yace mórbida y apacible vestida de monjil y honesta toca, con una doncella sus plantas que está leyendo un libro. D. Alvaro cubriendo en parte con el manto de maestre la rica armadura que viste, las manos cruzadas sobre el pecho y acariciando el pomo de la espada; á sus pies el casco ceñido de laurel ó yedra, y reclinado sobre él un pajecillo, imagen tal vez del que lealmente le acompañó hasta el cadalso; en la cabeza un bonete con rica joya; el semblante, si ya no por envidia, por el tiempo 6 por azar maltratado; envejecido además y enjuto, no con la penetrante mirada y alegre fisonomía que tuvo en sus años mejores. Doña María, la hija y heredera de entram. bos próceres, hizo trasladar sus huesos desde San Francisco de Valladolid, y entonces, en 1487, fueron colocados estos dos sepulcros de mármol, en cuyos cuatro frentes ostentó Pablo Ortiz, escultor ilustre de quien no se conocen otras obras, el primor y lozanía de un gótico sobrado pomposo; y entre sus delicadas esculturas alternan con los escudos de armas, sostenidos por angelitos, matronas que parecen representar virtudes en el sepulcro del Condestable, ancianos con libros y largos rótulos en el de la Condesa, Ante los ángulos del primero figuran orar de rodillas cuatro caballeros de Santiago en estatuas de tamaño natural; ante los del segundo, cuatro frailes franciscos, y el cordón de esta orden ciñe á la grada sobre la cual están colocados los sepulcros. El sepulcro que reproducimos en cuarto lugar es una muestra de construcciones de ese género en el siglo X I I I cuando empiezan á alzarse las catedrales españolas, merced á las conquistas y fe religiosa de San Fernando, y el estilo ojival se presenta separado del bizantino, pero en su primitiva forma, sin los adornos y majestuosidad del ojival florido y del flamígero. El sencillo y elevado arco sepulcral, que es el penúltimo de nuestros grabados, pertenece también á la catedral burgalesa, y es uno de los dos sepuloroj que flanquean la entrada de la capilla del Condestable. Sabido es que ésta se edificó sobre el solar de la antigua capilla del conde SAECÓFAGO OJIVAL DE LA CATEDRAL DE BDEOOS D. Sancho, y á éste pertenecían los dos sepulcros hoy inmediatos á la nueva capilla. Y terminamos la pequeña serie de estos sepulcros españoles con uno por demás notable, empotrado en la tachada principal de la catedral tarraconense, y cuya fotografía debemos á la bizarra amabilidad del ilustre arqueólogo de Tarragona Sr. Morera. Es una obra perfecta y carasteristiea del primitivo arte cristiano español en el figlo IV. SEPULCRO OKISTIAHO DEL SIGLO IV, EN LA CATEDRAL DE TAEKA ONA Las esculturas que le adornan representan pasajes de la vida de Jesucristo: la entrada en Jerusalén, la curación del paralítico y otras escenas del Nuevo Testamento. Es uno de los sepulcros más antiguos de su época, y uno igual al que reproducimos se conserva en el Museo Vaticano, donde es tenido en gran estima. Fotografias Sucesor de Laurent. LDIS BERMEJO