Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
yacente efigie. Las catedrales de Toledo, de Burgos, de Zaragoza, de Ávila, de Sevilla, etc. etc. encierran preciosos monumentos de este género; los museos provinciales encierran una verdadera riqueza en sarcófagos y estatuas orantes; la historia del arte, sobre todo en sus períodos ojival y del Eenacimiento, puede seguirse paso á paso enl os mármoles y bronces íunerarios. Leve muestra de esta clase de monumentos, no imitados por cierto en los panteones modernistas que llenan nuestros camposantos, son las tumbas que reproducimos en estas páginas, no las más bellas desde luego ni las más notables, sino las primeras de que hemos podido echar mano para engarzarlas en este articulo, que no os un capitulo de arte ni de historia, sino un recuerdo sencillo á los muertos seculares colocado junto al recuerdo á los muertos de ayer que tienen su expresión en el articulo que dedicamos á los cementerios. El primero de nuestros grabados es un arco sepulcral de los tres ó cuatro notabilísimos que encierra el Museo provincial de Burgos, uno de los más ricos en esta clase de obras artísticas. El monumento que reproducimos procede del derruido Monasterio de Fres del Val, próximo á Burgos. Pináculos, doseletes, estatuillas, relieves, frondas, orlas, todos cuantos elementos ornamentales poseía en su esplendorosa decadencia el estilo ojival, otro tanto ha sido puesto á contribución por el artista, formando grandioso y riquísimo marco á la estatua orante del personaje para quien se labró tal maravilla; estatua que bastarla por sí sola para honrar la cultura artística del sig o á que corresponde. No menos bella es el arca ó urna sepulcral, cuyo frente decoran escudos timbrados y dos lindos pajes á los extremos. Es dicho sepulcro el de D. Juan do Piídilla, TUMBAS DE D. ALVABO DE LDXA Y DE Sü MUJER muerto en la vega de Granada, muy queriEN LA CAPILLA DK SANTIAGO DE LA CATEDKAL DE TOLEDO do de los Eeyes Católicos, y en especial de Isabel X, quien hubo de costear aquella obra, afirmándose que solía designar la reina á Padilla por su bravura en las lides, el mi loco. A la misma ciudad, caheza de Castilla, pertenece el segundo de los sarcófagos reproducidos en estas planas. Ya no estamos en el Museo provincial, sino en la mayor maravilla de Burgos: en su catedral famosísima, y de ésta en la parte llamada joya de la catedral burgalesa Me refiero á la capilla del Condestable, cuya contemplación hace comprender el poder inmenso de los señores que ostentaban tan alto cargo. En medio de la capilla mencionada puode ver el curioso, á través de la primorosa verja, las estatuas yacentes de los fundadores, labradas á maravilla en limpio mármol de Carrara transparente y fino; obra de singular prolijidad y riqueza prodigiosa, proclama en todos y cada uno de ios relieves que le avaloran la suntuosidad de aquellos proceres, despertando admiración la armadura del Condestable, que aparece como las tan afamadas de Milán, cubierta de labores; la perfección con que hubieron de imitarse los encajes en la efigie de la condesa; los almohadones, y todos, en fin, y cada uno de los detalles que extreman el mérito de ambas esculturas. Pasando de la catedral de Burgos á la de Toledo, y de la capilla del Condestable á la famosísima de Santiago en la catedral toledana, vemos ante nuestros ojos los sepulcros magníficos del valido D. Alvaro de Luna, ejemplo de la inconstancia de la suerte, y de la desgraciada doña Juana Pimentel, esposa del famoso maestre de Santiago, favorito de D. Juan I I La hija del conde de Bena- SEPDLOBO GÓTICO DEL SIGLO XIII