Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEPULCROS ESPAÑOLES Cuando el doblar tristísimo de l a s c a m p a n a s el ohisporroteo de los cirios rojos y l a c a n t u r í a l i t ú r g i c a del Dies ira l l a m a n hacia el alma del cristiano todos los recuerdos y fúneb r e s memorias de los que fueron, es seguro que l a h u m a n a misericordia n o se extiende m á s allá, de dos generaciones. L l o r a m o s l a m u e r t e de los que nos dieron el ser; lloramos, n o c o n m a y o r tristeza, pero sí con menos resignación, la m u e r t e del h e r m a n o del compañero, del colega, p r e m a t u r a m e n t e a r r a n c a d o s á l a vida por la insaciable voracidad de las pareas; lloramos á los abuelos, c u y a vida es el primer recuerdo de n u e s t r a niñez pero de anteriores generaciones, de los hombres que más r e m o t a m e n t e n o s precedieron, ¿quién se acuerda? Verdad es que seria demasiado cruel nuestro dolor si pudiéramos sentir por todo el h u m a n o linaje el dolor que n o s a r r a n c a n los recuerdos del abuelo, del padre, del hermano, del hijo. Las oraciones del D í a de Difuntos a c a b a n allá donde t e r m i n a n las t a p i a s del cementerio; los enterrados allí son nuestros muertos y nada tenemos q u e ver con los demás. Los q u e del n i c h o pasaron al osario, y del osario al polvo de l a tierra, y a n o tienen hijos, nietos, personas queridas q u e les lloren; m u r i e r o n también, y los que heredaron sus bienes n o quisieron heredar sus lágrimas. Mas allá donde el h u m a n o corazón no llega con su limitada misericordia, llega el arte con sus obras maravillosas y sus perdurables concepciones. Lss muertos seculares n o vivirían en n u e s t r a memoria si l a hist o r i a no hubiese eternizado sus hechos y el a r t e sus efigies o r a n t e s ó yacentes sobre el mármol de los sarcófagos q u e pueblan l a s catedrales cristianas. De ahí q u e m i e n t r a s el h o m b r e n o piensa más que en sus muertos, el a r t i s t a piensa en todos los muertos de t o d a s las edades enterrados bajo artísticas losas que en tiempos de E o m a señalaban las lindes de l a Vía Apia, y luego, al l e v a n t a r s e los monumentos ojivales, llenaron los claustros y capillas de las abadías, de los monasterios, de las catedrales cristianas. Sin salir de España podrían llenarse muchos tomos sólo con la reproducción de los m o n u m e n t o s funerarios consagrados á l a meASCO SEPaLcaiL os rois os PADILLA BN EL MUSE I moria de ilustres personajes: reyes, obispos, vastagos reales maloPKOVIIICIAL OE BUBQOS grados p a r a l a dinastía, caudillos, señores, fundadores piadosos y personajes desconociios abrazados á su espada g u e r r e r a y tendido el lebrel, símbolo de la fidelidad, los pies de l a S- é %7i fe i í i- f í w r C T dflw ¿r y ESTATUAS TAOENTEa DEL CONDESTABLE DE CASTILLA Y DE SU MUJES EN LA CAPILLA DEL CONDESTABLE DE LA CATEDRAL DE BÜESOS