Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á OCHO DÍAS VISTA La calle de Sevilla- -La Marlblanca y la Marimorena. -iEstamos seguros? La calle de la Montera. -Via doble. -Kl público por montera. -Al vado ó á la puente. -La cuestión de la beligerancia. Viendo las estrellas. -La alternativa. -Hovas, marathas, abisinios, moros, filibusteros A continente viejo, todas son pulgas. T o no conocí al Madrid de entonces; pero dicen q u e h u b o u n tiempo en que la calle de Sevilla e r a u n a via peligrosa, t a n ostreeha y d e s o u i l a d a como llena é. t o l a s h o r a s de g e n t e a v e n t u r e r a y m a l e a n t e a p o s t a d a allí contra l a seguridad de la bolsa y a u n de la vida ajena. JJOS tiempos h a n c a m b í a l o la calle de Savilla es ancha, hermosísima; cafés de primera y tiendas de lujo l a flanquean; todo Madrid desfila p o r su e n t a r u g a d o al cabo del día; m a s ¡ay! que a n n q u e la m o n a vista de seda, mona se queda, y lo que se adquiere con ol capillo no sale sino con la m o i t a j a Mudáronse los tiempos, y prevalecieron las costumbres: la, calle de ¡Sevilla es p a r a el caso el mismo temible callej n do los tiempos del h a m p a H o y se a r m a u n a de tiros, que n i el Camagüey; m a ñ a n a apalean á u n caballero por equivocación; al día siguiente se repite la paliza, convenientemente rectificada. Si en l a P u e r t a del Sol h a b í a u n a fuente p a r a la Mari blanca, ¿no podría ponerse en l a calle de Sevilla o t r a fuente p a r a la Marimorena? No eche en saco roto esta idea el señor alcalde, a h o r a que a n d a ocupado en eso del r e p a r t o de fuentes de vecindad. Mal h a r á n los t r a n s e ú n t e s en no t o m a r toda clase de precauciones, sin preocuparse del qué dirán a n t e l a duda del qué dispararán Claro es que el edificio de la E q u i t a t i v a puede ser u n a g a r a n t í a en todo caso. -Buenas tardes, dirá u n t r a n s e ú n t e ¿es aqui l a Equitativa? -Sí, señor. -Sociedad de Seguros, ¿verdad? -Si, señor. -Pues nada: vengo á p r e g u n t a r si en efecto estamos seguros. Es mucha calle, señor, la calle de la Montera, dijo Narciso Serra repetidas veces en l a l i n d a comí dia de aquel t í t u l o Y eso que entonces la popular vía madrileña n o e r a a s u n t o de problemas municipales y rompecabezas u r b a n o s t a l e s como los que p l a n t e a r o n poco después los adelantos del progreso. Y a lo dijo otro poeta en o t r a comedia: en aquellas eras pobladas de cobolleros, no liohía cuartos terceros ni enlosadas las aceras. N i había, por coasignlente, a l a m b r a d o de ga? o r i o n a u z a s municipales n i s e r í i e i o de t r a n v í a s como el que h o y quiere p a r a sí t o d a l a calle, t o m á n d o l a á l a fuerza con u u a c a r g a de caballería de sus e n c u a r t e s E a efecto, t r á t a s e de poner vía doble desde la P u e r t a del Sol á la red de San Luis; con lo cual, ó tendremos que t r a n s i t a r á pie por el alcantarillado, ó h a b r á que aprender, con la u r g s n o i a que requiere el caso, la t á c t i c a c o n t r a caballería. No me parece m. al que los rieles de hierro dejen la calle como u n a falsilla. Así n o subiremos torcido, como dijo el o t r o P e r o en c u a n t o los t r a n v í a s circulen por arriba, por abajo, p o r delante y por detrás, será cosa de pensar si el Municipio de Madrid se h a puesto al público por m o n t e r a (calle de) Quien n o está conmigo, está c o n t r a mí, dijo lesueristo. Y el pueblo español, cristiano de nativitate y á machamartillo, h a expresado l a m i s m a idea en forma m á s v u l g a r p e r o n o menos expresiva: A l vado ó á la p u e n t e 6 h e r r a r ó q u i t a r el banco, etc. e t c De ahí que el espíritu español, franco y abierto, enemigo de vacilacione y nebulosidades, ande estos días impaciiente y desasosegado con motivo de la conducta equivoca de los Estados Unidos en el asunto de la b e l i g e r a n c i a insurreccional. Nos pasamos las horas m u e r t a s haciendo cálculos y viendo las estrellas. A veces la estrella solitaria del pabellón separatista, á veces las múltiples estrellas de la b a n d e r a n o r t e a m e r i c a n a