Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La Facultad de Medicina Frente á la puerta de Santi Bagcaoia, á orillas del Huerva y sobre el antigao campo de Lezoano, se ele a la soberbia construcción que inauguró hace dos años el ministro de Fomento Sr. Moret, y donde el actual ministro señor Bosoh va á inaugurar la nueva Escuela de Artes y Oficios. f- fiWf. El edificio es hermoso, vastísimo, construido ¿todo lujo y teniendo en cuenta los últimos adelantos de la enseñanza médica y de ciencias naturales. Hablando de él no es posible pasar en olvido el nombre de D. Julián Calleja, aragonés por adopoién ya que no por nacimiento, senador por aquella Universidad y es director de Instrucción pública, á quien se debe principalmente la construcción del regio albergue para la Medicina aragonesa. El arquitecto Magdalena, autor del proyecto y director de las obras, dio en ellas nueva prueba de su talento, tan demostrado ya en otras construcciones de la nueva Zaragoza, tales como el Macelo municipal. Divídese el edificio en tres cuerpos, y en el situado en primer término aparece la fachada principal con ancha escalinata de piedra de Tafalla. Sirven de remate las estatuas sedentes de cuatro aragoneses ilustres en las Ciencias: Miguel Servet, Ignacio de Asso, Fausto Elhúyar y Andrés Piquer. Completan la ornamentación del edificio varias alegorías de las diferentes Ciencias, artística labor debida, como las estatuas, al cincel de Lasuén. Los locales destinados á Academia de Medicina, Museo de Historia Natural, Laboratorio, Gabinetes de Micrografia y Fotoquimia, las cátedras dispuestas en anfiteatro, y en general todas las dependencias del edificio, son muy espaciosas y construidas según los mejores consejos de la Pedagogía. Merece especialísima mención el magnifico Salón de actos, donde el curso pasado dejaron oir su voz en notabilísimas conferencias las personalidades de más prestigio científico en Aragón, y local donde el Sr. Boseh ha de inaugurar en breve la Escuela allí instalada para la enseñanza técnica de Artes y Oficios. El Puente Nuevo otra de las obras que ha de inaugurar estos días el ministro de Famento Sr. Boseh, huésped ilustre de Zaragoza, que alberga también en estos días al ministro da Ultramar Sr. Castellano, aragonés de prodigioso temple, que tras la rudísima labor ultramarina de los pasados meses vuelve unos días á su notel con mucho prestigio, muchos laureles y todos los respetos de la nación, logrados á cambio de algunas arrugas en su frente y de las primeras canas en su barba. Con ellos han ido también á Zaragoza el nuncio de Su Santidad, Monseñor Cretoni, que ha de presidir la procesión y celebrar de pontifical el día de la Virgen; Eohegaray, que va á presidir los Juegos florales, y nutrida representación de la prensa madrileña. El nuevo puente sobre el Ebro viene á satisfacer las necesidades de la populosa ciudad, cuyo viejo Puente de Piedra es ya insuficiente para el movimiento comercial de Zaragoza. Situada la nueva construcción aguas abajo del Ebro, como á medio kilómetro del de piedra, éste viene á quedar como prisionero, con sus viejos machones, sus arcadas y sus tajamares, entre dos puentes á la moderna: el del ferrocarril de Navarra aguas arriba, y el Puente Nuevo aguas abajo, entrambos equidistantes del vetusto y simpático, cuya especial animación que en su nota más típica le presta el Eabal contribuye á darle una fisonomía baturra tan poderosa y característica, que, por ley del contraste, hace recordar aquella otra fisonomía andaluza y graciosísima del puente de Triana en Sevilla.