Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Sin embargo, Sr. D. Earniro- -Uon embargo y todo, nuestro Tpiaje ha sido JarguisiiLo. ¿Han venido ustedes en doble pequeña? -Peor que eso: hemos venido á empuiones desde Guipúzcoa. ¡Menguado Septiembre! ¡Ouán triste se presenta el otoño para las familias imprevisoras! Si dicen que la estación presente es mala para los tísicos, ¿cómo no ha de ser mortal de necesidad para tanto y tanto bolsillo ético de tercer grado á consecuencia de los baños de mar? Ya empiezan en San Sebastián las funciones de Beneficencia. Tanto el ran Casino como el frontón y los teatros donostiarras, ceden sus elementos para proporcionar socorros á Jas asociaciones piadosas. Y asi como el último beneficio de las compañías zarzueleras es para el cuerpo de coros, la función benéfica de San Sebastián dicen que será para ayuda de billetes á los pobres veraneantes amenazados de pasarse el invierno haciendo el barbo ya en el Cantábrico, ya en el Urumea. Uasi todos los hoteles de Ja Concha están cerrados ya; la terraza del Gran Casino es una sucursal de la punta del Diamante, y los bañeros desmontan sus ctsetas para carenar las barcas de pesoay remendar sus rede? Y aún andan como perdidos por el San Sebastián viejo muchos veraneantes rezagados áfortiori, ó pululan por la ciudad nueva como almas de la calle de Garibay. ¿Todavía aquí? les dice algún amigo. ¿Cuándo es la vuelta? -Ahi, al acabar la manzana. i, -Me refiero al regreso de ustedes á Madrid. -Pues no tenemos día fijo, aunque es nuestra costumbre de todos los veranos aguardar á las témporas de San Mateo. -Es raro, murmura el amigo alejándose. ¿Qué tendrá que ver el regreso de estos señores con las témporas? Otros dicen que han hecho voto de prolongar el veraneo hasta fin de Septiembre: San Miguel bendito. De este m. odo partirán tranquilos después de colocar una vela al arcángel y otra á su vecino de abajo. En general, las hojas del almanaque correspondientes á este mes son consultadas con mucha frecuencia, tanto para averiguar cuáudo vienen lus primeros fríos, como para hacer calendarios allá para el invierno 6 encomendarse al santoral correspondiente. cEl día 10, dijo un colega, salieron de San Sebastián para la corte muchas tamilias y veraneantes sueltos. Miro el calendario y lee: Día 10: San Nicolás de Tolentino. ¡Naturalmente! ¿Qué día más á propósito para tomar el tole? Todo Madrid aguarda á sus prófugos de estío con los brazos y con los teatros aiiiorto? El Retiro estará interesante como nunca con el Ángel, Jas hojas y Jos velocipedistas caído? Las primeras lluvias de otoño permiten lucir en la Carrera los impermeables comprados en Bayona, aunque son prendas que van cayendo en desuso desde que los chicos de la goma gracias al ciclismo imperante, se han convertido en chicos de caoutchouc Pero algo hay que traer como recuerdo del viaje. La señoia menos espléndida trae para su vecina una jarrita de crit- taJ amarillo con el indispensable Souvenir en letras dorada? ó media docena de cpnehas para cocer al horno la pasta de croquetas. Hay vueltas dolorosisima? Familias que encuentran sus hogares des ¡V. mantelados por la habilidad de los caeos que aprovecharon la ausencia de los dueños ¿Pero han dado ustedes parte? ¿üómo parte? ¿No le digo á usted que no nos han dejado nada? ¡Qué iniquidad! -P u e s lo que usted oye. Gracias á una palanqueta y dos ganzúas que dejaron los caeos, ha podido entretener sus ocios la polilla. LUIS ROYO VILLANOVA DIBT 7. T 0 S DH OILLA LT? C!